Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Ciudades perdidas', un recorrido por las otras culturas

La nueva serie sustituye a 'Los frutos de Eldorado' en la noche de los miércoles

Ciudades perdidas, serie documental que sustituye a Los frutos de Eldorado a partir de esta noche (23.10, TVE-1), ofrece, según su director y realizador, Jaime Villate, "un recorrido por tres culturas que son tres modos de ver el mundo ajenos a Occidente: el mundo árabe, el chino y el melanesio". la serie, que consta de siete capítulos de una hora de duración cada uno, presenta hoy la primera parte del episodio Petra, un reino en el desierto, dedicado a la legendaria ciudad de los nabateos situada en el territorio de la actual Jordania.

Jaime Villate insiste en que los capítulos de Ciudades perdidas no son reportajes sino "documentales, un género cinematográfico de larga tradición, elaborados con criterios dramáticos". Profundo admirador del pionero del documental cinematográfico, el norteamericano Robert Flaherty, autor de Moana, Villate afirma haber puesto todo su empeño en "transmitir emociones al espectador, de forma que lo sentido durante el rodaje de los capítulos supere a lo leído".La serie, explica su director, "presta especial atención a los aspectos artísticos de esas tres culturas, fundamentalmente a la arquitectura, pero también a la música y a la cerámica, como principales manifestaciones de esas tres maneras de ver el mundo, y pretende ser un sereno alegato anti etnocéntrico, contra la idea de que la civilización occidental es la máxima realización de la humanidad".

Ciudades perdidas, que comenzó a rodarse en cine (16 milímetros, en negativo) en 1986, ha contado con un presupuesto por capítulo entre los 20 y 30 millones de pesetas, según su director. Ha sido escrita por Vicente Simón, que también hace el papel de narrador en varios de los capítulos, y la fotografía es de Lorenzo Cebrián. La banda sonora ha sido compuesta por José Nieto, que ha incorporado a la misma numerosos fragmentos de la música autóctona de los lugares visitados.

La serie comienza con Petra, un reino del desierto, dos capítulos realizados en coproducción con la televisión jordana y los únicos narrados por el actor José María Rodero. Emitidos anteriormente por Televisión Española y galardonados con varios premios en los países árabes, la primera parte evoca el viaje del explorador suizo John Burckhardt, que en 1812, y disfrazado de árabe, descubrió Petra, capital durante cinco siglos del reino nabateo, que llegó a extenderse desde Damasco hasta el golfo de Akaba. La ciudad, incorporada al Imperio romano desde el siglo II después de Cristo, cayó en el olvido a partir del siglo VII. La segunda parte muestra la riqueza artística de Petra, plagada de influencias helenísticas y orientales, y narra la vida de los beduínos en este desierto. El papel de John Burckhardt está interpretado por el guionista de la serie, Vicente Simón, si bien, como dice Villate, "el protagonista es el decorado y el actor, el fondo".

Imposible Venecia

El tercer capítulo de Ciudades perdidas se titula De la reina de Saba a las mil y una noches, y está centrada en el Yemen, único rincón verde de la península de Arabia, en la que surgió el legendario reino de Saba, en cuyas tierras se construyó la más famosa obra de ingeniería de la antigüedad árabe, la presa de Marib, y cuya actual capital San'a, es de una insólita belleza arquitectónica.Los capítulos cuarto y quinto de la serie, titulados La imposible Venecia del Sepik, recorre este larguísimo río que atraviesa la espesa jungla de Papúa Nueva Guinea para mostrar la explosión creativa de los habitantes de sus riberas.

Los últimos capítulos de la serie, rodados en China, están centrados en las dinastías imperiales. En la primera parte se evoca la ciudad de Chang'an, capital de la dinastía Han (207 antes de Cristo-220 después de Cristo) y de la dinastía Tang (618-906), cuyo Gobierno representa el momento de esplendor clásico de las artes y el modo de ser chinos. La segunda parte está referida a las creaciones artísticas de la última dinastía, la Qing (1644-1911).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de febrero de 1990