Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo para desvincular los convenios de empresas públicas de los presupuestos

El Gobierno y los sindicatos UGT y CC OO consensuaron ayer un documento por el que se desvincula la negociación colectiva en la empresa pública de los Presupuestos Generales del Estado. Una autonomía similar se reconoce para los convenios correspondientes a los organismos autónomos, que hasta ahora debían fijar sus salarios con un incremento igual al aplicado a los funcionarios.

Para los empleados públicos, el Ejecutivo y las dos centrales mayoritarias han pactado otro documento por el que se reconoce el derecho a la negociación colectiva de estos trabajadores, respetando las facultades presupuestarias de las Cortes Generales. La sesión negociadora sirvió también para constatar avances en un punto que hasta ahora parecía prácticamente imposible y que es el reconocimiento de la deuda social pendiente con los empleados públicos.Los negociadores fueron ayer parcos al informar a la Prensa del resultado del encuentro porque, según Agustín Moreno, "la discusión se encuentra en un momento muy delicado". Pese a ello, están dispuestos a lograr un pacto y para ello se reunirán esta mañana de nuevo.

El Ejecutivo mejoró ayer su oferta de la reunión pasada, consistente en un incremento del 5,7% en los salarios de los funcionarios. Ahora añade el 1,2% por atrasos pendientes, cantidad que es considerada insuficiente por los sindicatos; sin embargo, UGT y CC OO ven más posibilidades de alcanzar un acuerdo ya que la Administración ha retirado una condición presentada como previa. El Gobierno ofrecía en principio una subida entre el 0,4% y el 1,2% si los sindicatos dejan de reclamar la deuda social pendiente de 1988 y abandonan la retroactividad de 1989. A cambio ofrecía universalizar el pago a todos los empleados públicos -incluso los que no han perdido poder adquisitivo-, consolidar el aumento en masa salarial y acompañar la revalorización de 1990 de una cláusula de revisión.

Para los sindicatos, uno de los puntos prioritarios es saldar de una vez por todas la deuda social y habilitar una cláusula de garantía.

Las desviaciones

El encuentro de ayer sirvió para acercar posiciones. En el caso de las pensiones los atrasos pendientes y la cláusula de revisión están prácticamente aceptados por el Gobierno.El escollo para la fijación de las pensiones está en acordar primero el aumento del salario mínimo interprofesional, donde el Gobierno ofrece un incremento del 7%. Acordado ese concepto, la cifra resultante servirá para equiparar la pensión mínima contributiva con cónyuge a cargo. El aumento que tendrán las prestaciones inferiores será de un porcentaje similar, que engloba ya la cantidad correspondiente a la deuda social. Posteriormente, Gobierno y sindicatos deben negociar las desviaciones pasadas para las pensiones inferiores al salario mínimo.

De esta forma se habrá cerrado un pacto sobre la cuantía del conjunto de las pensiones, una vez que en la reunión del 18 de enero Gobierno y sindicatos alcanzaron el primer acuerdo referido a las pensiones no contributivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de enero de 1990

Más información

  • Gobierno y sindicatos acercan posiciones