Sindicatos y partidos políticos italianos reaccionan contra el oligopolio Berlusconi

Silvio Berlusconi ha ganado la batalla por el control de Mondadori al conseguir colocar en la presidencia del AMEF, la financiera que controla la editorial, a Fedele Confaloniere, su brazo derecho de toda la vida. Este nombramiento revela que Fininvest, el holding del rey de la televisión privada, entra de lleno en el control del mayor grupo editorial del país.Sin embargo, Carlo de Benedetti no se da por derrotado. Afirma que perder una batalla no significa perder una guerra, y ésta sigue en pie. Ha desmentido los rumores de que piensa vender sus acciones a Murdoch, considera nulas todas las decisiones que está tomando contra él Mondadori y jura que mantiene aún el 52% de las acciones del grupo y que con las de Carlo Caracciolo, del Espresso, y Eugenio Scalfari, de La Repubblica, que ambos le habían vendido antes de esta guerra, llega al 55%.

La batalla por el control de Mondadori está movilizando a las fuerzas políticas, los sindicatos y la Prensa.

Acoso mafioso

El secretario del partido republicano (PRI), Giorgio la Malfa, se ha manifestado duramente contra la concentración periodística que se está formando en torno a Mondadori, a la que considera "la más grande de Europa", y contra la vuelta a la escena de los hombres de la P-2 de Licio Gelli. "No cabe duda", afirma el líder republicano, "de que la P-2 ha representado un verdadero cáncer de la vida democrática de este país", y de que las instituciones con su complejo entrelazado de negocios y política cuyos resultados fueron muy graves".Añade que "los partidos y las instituciones que con tantos esfuerzos consiguieron librarse del acoso mafioso deberían levantar ahora un muro para impedir que se lleve a cabo lo que entonces fue evitado". La Malfa llega a amenazar con retirar a su partido del Gobierno si el Parlamento no aborda la cuestión de la ley antitrust en la información inmediatamente.

Por lo que se refiere a la falta de reglamentación en el campo de la televisión privada, el Tribunal Constitucional deberá decidir el 30 de este mes sobre la legitimidad de la concentración de toda la televisión privada en manos de Berlusconi, si previamente el Gobierno no aprueba una ley que lo regule.

Los secretarios generales de los tres grandes gremios sindicales, CISL, CGIL y UIL, que reúnen a más de ocho millones de afiliados, han pedido un encuentro con el Consejo de Administración de Mondadori para informarse sobre la guerra en curso entre Berlusconi y De Benedetti, y presentar una posible carta de derechos-deberes del periodista para discutirla con los nuevos propietarios.

En el grupo de Mondadori ha estallado ya la primera polémica entre la nueva mayoría que se ha formado y el director del semanario Panorama, acusado de haber publicado sobre el caso documentos secretos que dañan la causa de la propiedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50