72 joyeros españoles, implicados en una red de contrabando de oro

La policía está investigando a 72 importantes empresarios de joyería de toda España en relación con la detención el pasado mes de diciembre de José Luis Medina Almeida, quien, según la policía, introdujo ilegalmente en España un total de 2.400 kilos de oro (unos 4.000 millones de pesetas en el mercado) a lo largo del año 1989. Tras su detención, a Medina Almeida le fueron incautados más de 37 kilos de oro, 5 kilos de plata y 40 millones de pesetas que tenía en dos cajas de seguridad bancarias a su nombre y a nombre de la empresa "J. M. Metales".Medina vendía oro en su oficina de la Carrera de San Jerónimo en Madrid a un precio inferior al fijado en el mercado y no aplicaba el 12% de I.V.A. Los comerciantes de joyería compraban el oro a menor precio, evitaban el impuesto y con posterioridad utilizaban el metal para fabricar artículos de joyería.

Los 72 "importantes" comerciantes de joyerías investigados por la policía -quienes están establecidos en: La Coruña, Lugo, Orense, León, Valladolid, Salamanca, Zaragoza, Barcelona, Castellón, Palma de Mallorca, Palencia, Murcia, Córdoba, Granada, Málaga, Valencia y Madrid- han reconocido que habían adquirido el oro a precios ventajosos y sin abonar el 12% de impuesto pertinente.

Comercios importantes

Los implicados efectuaban sus pagos en efectivo y recibían el oro a través de empresas de mensajería de ámbito nacional.La Sección de Investigación de Delitos Fiscales, dependiente de la Policía Judicial desarticuló a mediados del mes pasado la red de contrabando y de evasión de capitales montada por Medina, aunque las investigaciones continúan.

Los 72 supuestos implicados están a disposición del juzgado número tres de la Audiencia Nacional aunque se encuentran en libertad. Medina se encuentra en libertad bajo fianza ordenada por el juzgado de delitos monetarios.

La policía está realizando la investigaciones pertinentes por si los hechos fuesen, no sólo constitutivos de un delito monetario (por evasión de capitales), sino también penal por contrabando

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50