Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica sustitución

La designación del magistrado Javier Gómez de Liaño, de 41 años, en sustitución del presidente de la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional, Juan Manuel Orbe, como miembro del tribunal que juzgará a los policías José Amedo y Michel Domínguez ha causado sorpresa en medios jurídicos de la Audiencia Nacional.

El problema no radica en la persona de Gómez de Liaño, de ideología progresista, a quien se considera persona de sólidos conocimientos jurídicos y probada independencia e imparcialidad, sino en que el nombramiento puede vulnerar el artículo 209 de la ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

La designación ha sido realizada por el presidente de la Sala de lo Penal, Alfonso Villagómez, que ha aplicado el criterio de sustitución de magistrados acordado por la Sala de Gobierno de la Audiencia en octubre y que tanta polémica levantó entonces.

El artículo 209 de la LOPJ dice textualmente: "Los presidentes de las salas y.de las secciones serán sustituidos por el magistrado con mejor puesto en el escalafón de la sala o sección de que se trate".

Como Orbe es presidente de la Sección Tercera, tendría que ser sustituido por el magistrado de su sección más antigúo. Sin embargo, ninguno de los integrantes de la Sección Tercera puede sustituir a Orbe, pues a su vez han tenido que ser relevados por haber sido todos ellos instructores de las dos causas contra Amedo. El magistrado de la Sala de lo Penal con mejor puesto en el escalafón es su presidente, Alfonso Villagómez.

La designación de Gómez de Liaño está basada en el acuerdo de sustitución de magistrados adoptado por la Sala de Gobierno por considerar que existía un vacío legal. El criterio es el siguiente: "Cuando un magistrado de la Sala de lo Penal se halle impedido legalmente para actuar, será sustituido por el magistrado que le siga en antigüedad dentro de la misma sala".

Paradoja

La interpretación del concepto de antigüedad es lo que ha Inotivado el nombramiento de Gómez de Liaño. La Sala de Gobierno considera como antigüedad el tiempo transcurrido desde la toma de posesión como magistrados de la Sala de lo Penal. Y Gómez de Liaño es el que más tiempo lleva destinado en la Audiencia después de Orbe, aunque es el segundo más moderno en el escalafón de jueces.

El acuerdo de la Sala de Gobierno fue considerado en su día como un dislate jurídico al aplicarse al relevo de magistrados. El disparate se acrecienta ahora, ya que la LOPJ no habla de antigüedad, sino de mejor puesto en el escalafón.

En caso de prosperar el nombramiento de Gómez de Liaño como sustituto de Orbe, se daría la paradoja de que como suplente del presidente tendría que presidir el tribunal, cuando los otros dos integrantes de la Sala, José Antonio Marañón y José Antonio Jiménez Alfaro, tienen mejor puesto en el escalafón que Gómez de Liaño, y Jiménez Alfaro es, además, su presidente en la Sección Segunda, a la que ambos pertenecen.

Gómez de Liaño, al que en puridad correspondería formar parte del tribunal en sustitución de Alfredo Vázquez, ha impugnado su designación como suplente de Orbe por considerar que ésta podría conculcar el artícuío 24.2 de la Constitución, en el que se recoge el derecho al juez predeterminado por la ley, así como el artículo 209 de la LOPL

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de enero de 1990