Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sangrientas reapariciones

Desde su aparición el 1 de octubre de 1975 con el asesinato en varias acciones sincronizadas en Madrid de cuatro policías nacionales, los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO) forman una oscura y misteriosa organización tantas veces desarticulada oficialmente conio sospechasamente reconstituida siempre con acciones terroristas e spectaculares. En estos años los GRAPO, autores de acciones tan destacacas como el secuestro de José María Oriol y Urquijo y del teniente general Emilio Villaescusa, han asesinado a 56 personas.

La última vez que se dijo que todos los GRAPO conocidos que se encontraban en España habían sido detenidos, fue en enero de 1985 cuando, en una operación coordinada desde Madrid en las provincias de León, Valladolid, Málaga, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Madrid las Fuerzas de Seguridad del Estado desarticularon los comandos Galicia-Asturias, Comando Norte, Comando Barcelona, y Comando Madrid de los GRAPO.

En aquella acción policial llegaror. a ser detenidos 18 terroristas. De hecho la única acción llevada a cabo por esta organización durante los tres años sipmientes fue en febrero de 1986, durante la campaña del referénclum sobre la Permanencia de España en la OTAN, con un atraco sin víctimas a una oficina de la Caja de Ahorros de la Inmaculada en Zaragoza.

Los GRAPO reaparecen el 27 de mayo de 1988 en Galicia con el asesinato a tiros del industrial Claudio San Martín, ex presidente de la Caixa de Galicia, en su domicilio de La Coruña, por un hombre y dos mujeres que se hicieron pasar por floristas. Fuentes policiales Informaron entonces que creían que existía un comando Coruña de los GRAPO cuyos componentes estaban prácticamente identificados.

El 16 de julio deese mismo año 1988 el grupo terrorista causó heridas de pronóstico reservado a Miguel Pérez Curto, empresario coruñés que se había negado a pagarles el impuesto revolucionario. El 16 de agosto el agente de policía Exticio Blanco Merino, resultó gravemente herido en Oviedo cuando procedía a identificar a dos presuntos miembros del comando Coruña que se dieron a la fuga. El 4 de octubre del mismo año, tres miembros de la organización asaltaron la oficina del DNI en la calle Santa Engracia de Madrid, asesinaron a un policía y robaron 520 carnés en blanco.

El 10 de marzo de 1989, GRAPO asesinó a dos guardias civiles que custodiaban el Banco de España en Santiago de Compostela. Este mes el comandante del Ejército de Tierra, Ramón Santeodoro Vicente, fue gravemente herido de un disparo en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 1989