El dominó búlgaro

Desde el cese de Todor Yivkov, hace un mes, el número uno búlgaro Petar MIadenov ha mostrado en qué sentido quiere que avance la historia en su país.Los términos en los que se expresó en Moscú, en su debú a primeros de diciembre, alineaba con una sorprendente rapidez a Sofía con Varsovia, Budapest, Praga -con anterioridad a Berlín Este- en las cuestiones de multipartidismo. En resumen, lo que dijo es que el pueblo es el que decide.

La cuestión reside en que actualmente no decide el pueblo sino el Comité Central del Partido Comunista Búlgaro, cuyo pleno concluyó el pasado día 13, y que anunció el fin de su papel dirigente y la celebración de unas elecciones libres en el segundo trimestre de 1990. ( ... )

Habría que ser muy ingenuo para no sospechar de un cierto oportunismo en Mladenov. En cualquier caso nos hallamos ante un hombre que sabe en qué dirección sopla el viento. ( ... ) ¿Puede decirse que la conmoción que sacude a Europa del Este ha sido orquestada desde el Kremlin? Sería, sin duda, conceder a Gorbachov más poder del que tiene sobre los satélites heredados de Stalin y mantenidos bajo tutela por la doctrina Breznev. ( ... ) Las transformaciones que se están produciendo en el Este llevan a un replanteamiento urgente (le las relaciones Este-Oeste. ( ... ) ¿Qué se puede decir entonces del tirano solitario de Bucarest, que continúa ignorando que el mundo cambia?

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

15 de diciembre

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS