Situación de alerta en el País Valenciano

El centro metereológico zonal de Valencia decretó situación de alerta 3 en la Comunidad Valenciana a partir de las primeras horas de la tarde de ayer ante el riesgo de fuertes lluvias que localmente podrían ser torrenciales, con previsiones de entre 50 y 100 litros por metro cuadrado. A primeras horas de la tarde la lluvia afectaba a la práctica totalidad de la Comunidad Valenciana, y había originado problemas locales, con algunas carreteras cortadas y con pequeñas inundaciones en algunas localidades.El frente nuboso que originó las lluvias se desplazaba desde el sur hacia el norte. En Alicante originó precipitaciones intensas, informa Menchu Illán, y descargó a lo largo de toda la mañana 6,3 litros por metro cuadrado, aunque 5 de ellos fueron medidos en apenas 10 minutos.

Las lluvias afectaron especialmente a la franja costera del País Valenciano y crearon dificultades en el tráfico rodado. La carretera entre Alzira y Sueca, en Valencia, quedó cortada a primeras horas de la tarde. La Nacional 3, Valencia-Madrid, también se vio afectada en varios puntos, sobre todo por desprendimientos. Por la mañana, diversas vías de la provincia de Castellón habían registrado problemas debido a la fuerte lluvia y a la niebla.

A últimas horas de la mañana, en algunos centros públicos de Valencia se dio el aviso de alerta y a la gente que trabaja en la capital y vive fuera de Valencia se le concedió permiso para terminar su jornada laboral antes de lo habitual.

La dirección provincial de Protección Civil de Castellón cursó un aviso a todos los ayuntamientos para que tomasen las medidas de precaución oportunas y alertasen a la población de los riesgos derivados de esas lluvias torrenciales, informa Santiago Navarro. Las previsiones indicaban que a medida que avanzaran las horas las lluvias podrían intensificarse en esta provincia.

Las lluvias con carácter intenso ya hicieron su aparición durante la tarde y noche del miércoles en la provincia, de Castellón y en especial en la zona norte del litoral. Las poblaciones más afectadas fueron Vinarós y Benicarló, donde hasta las ocho de la mañana se habían registrado 180 y 105 litros de agua por metro cuadrado, respectivamente. En Vinarós se produjeron diversas inundaciones en sótanos y garajes, ya que el nivel del agua llegó hasta los 50 centímettros en algunas calles de la localidad. Asimismo, la carretera Nacional 340, a su paso por esa población, estuvo cortada al tráfico de turismos durante las primeras horas de la noche del miércoles.

Igualmente, la carretera comarcal 223, a su paso por el término municipal de Sueras, estuvo cerrada al tráfico toda la mañana por el agrietamiento de la calzada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de noviembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50