El informe sobre la central de Vandellòs 1 fue una solución provisional de compromiso

La redacción del informe preliminar del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) fue una fórmula de compromiso pactada entre los dos sectores enfrentados en el seno del organismo, según fuentes de la Administración central. Estas conclusiones provisionales permiten alargar un mes la discusión sobre la dureza con que se debe tratar a la central Vandellòs 1 en el informe definitivo. Los partidarios del cierre de la planta consideran que la mejor fórmula para conseguir este objetivo es imponer a Hifrensa unas amplias reformas de Vandellòs 1 que disuadan a la compañía de reabrir la central.

Con este fin, el informe preliminar describe exhaustivamente las deficiencias de los ordenadores de la sala de control, cuya sustitución costaría alrededor de unos 3.000 millones de pesetas. Sin embargo, el informe no menciona en ningún momento la necesidad de realizar esta reforma, hecho que el sector duro quiere imponer en el texto definitivo que será presentado en el plazo de un mes.Todas las fuentes consultadas han coincidido en afirmar que diversos consejeros del CSN -expertos nombrados por el Parlamento- se muestran partidarios de permitir la reapertura de Vandellòs 1, postura también defendida por el Ministerio de Industria. Sin embargo, un sector del PSOE, en el que se incluye el Partit del Socialistes de Catalunya (PSC) -formación que votó en el Parlament de Catalunya a favor del cierre de la central-, considera que la planta atómica no debería reanudar la producción , explican las mismas fuentes.

El informe del CSN asegura que "el tablero de mandos de la sala de control es muy limitado comparado con el de otras cen trales nucleares". En concreto el ordenador de proceso (Tica) equipo que debe suministrar a los operarlos toda la información posible en caso de accidente, quedó colapsado la noche del incendio.

La sustitución del Tica y la construcción de un edificio paria operaciones de emergen cia más alejado del recinto nuclear son dos de las exigencias que: el sector duro del CSN quiere incluir en el informe definítívo, según han explicado fuentes del propio organismo.

Los gastos que provocó el fuego no serán pagados por Hifrensa, sino que los cubrirá una póliza de 55.000 millones que la compañía suscribió en su momento con un grupo de 94 aseguradoras.

[El ministro de Industria y Energía en funciones, Claudio Aranzadi, declaró ayer en Madrid: "El eventual cierre de Vandellòs 1 tiene una repercusión en el coste de producción de la energía eléctrica en nuestro país].

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de noviembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50