Cadena de atentados en Chile en el cumpleaños de Pinochet

Un muchacho de 16 años murió, dos personas resultaron heridas y una extensa zona del país quedó sin electricidad, después de una decena de atentados explosivos realizados en la noche del sábado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR). El grupo guerrillero izquierdista se adjudicó los ataques "en repudio al cumpleaños del dictador y en protesta por su intento de perpetuarse en el Gobierno", en llamadas telefónicas a medios de comunicación hechas por el portavoz Jorge Salas.Mientras Augusto Pinochet festejaba sus 74 años, estallaron bombas de escasa potencia cerca de su domicilio, según Salas "para amargarle su celebración". A última hora de la noche del sábado (madrugada del domingo en España), Santiago y las ciudades hasta 800 kilómetros al Norte quedaron sin electricidad. En la oscuridad, un grupo armado ametralló los accesos a la televisión del Gobierno, mientras la capital era patrullada por helicópteros y vehículos policiales y de las fuerzas de seguridad.

En las afueras de Santiago, en el Cajón del Maipo, a 100 metros del monolito por las víctimas en el atentado contra Pinochet en 1986, murió Pablo Robles, de 16 años, y un menor de 17 años quedó herido por la detonación de una bomba. En la madrugada del domingo, otra bomba estalló en Radio Minería, y provocó daño de consideración y un herido.

Fue una noche de lobos: en la oscuridad se oían disparos, ráfagas y explosiones en diferente barrios. Los ataques del FPMR cuando faltan sólo 17 días para las elecciones del 14 de diciembre, contribuyen a un clima de temor que no favorece a la oposición, según los políticos.

Los ataques del grupo guerrillero fueron los primeros después de una inactividad de varios meses. Hace dos semanas, una ola de asaltos y ataques, alentada por los sectores más duros del régimen, fue desmontada por miembros de la Junta de Gobierno, la reacción de la derecha y la serena actitud de los opositores. El jefe de carabineros y miembro de la Junta, general Rodolfo Stange, denunció y entregó a la justicia a cuatro policías responsables de algunos de estos ataques. Después, pasó a retiro a una docena de coroneles.

El atentado incendiario que destruyó el 80% de la residencia del director de la opositora revista Análisis, Juan Pablo Cárdenas otro ataque cuyo origen más probable es la extrema derecha, reflejó que estos grupos no han desistido en su interés desestabilizador. El miembro de la Junta y jefe de la Fuerza Aérea, general Fernando Matthei, tuvo el temor de que "hubiera incluso fuerzas tenebrosas en marcha" para "interrumpir el proceso electoral".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 26 de noviembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50