Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encuentro en el salón de baile

Las centrales tomaban ayer la iniciativa de abrir un nuevo proceso de concertación social, que en ningún caso desean que se haga a través de una única mesa global y tripartita. Por si hay equívocos, un dirigente sindical precisó que pretenden abrir "varios salones de baile".En esos escenarios, desean tratar todos y cada uno de los puntos de la Propuesta Sindical Prioritaria y algunos capítulos se abordarán paralelamente con distintos interlocutores como es el caso de la vivienda social, la formación, el salario social, la cláusula de garantía salarial para los empleados públicos o la mayor participación en las empresas públicas, que se pretenden discutir en mesas diferentes con el Gobierno central y las comunidades autónomas.

Previsiblemente, el diálogo se iniciará con la cúpula patronal, si CEOE acepta discutir los seis puntos de la PSP relacionados con el empleo, la formación y el incremento de la participación de los trabajadores en las empresas.

En el documento que las centrales empezaron a elaborar en el mes de julio pasado, UGT y Comisiones precisan que la estabilidad en el empleo se debe lograr reconociendo el derecho de los representantes de los trabajadores a visar los contratos, especialmente los que tienen incentivos, y a ser informados de los planes de contratación en las empresas.

Para el reparto del trabajo existente reclaman la reducción (le la jornada laboral a 37 horas y su recorte progresivo hasta alcanzar las 35 horas semanales mediante acuerdos articulados en la negociación colectiva, aunque los sindicatos no renuncian a plantear la vía legislativa en el caso de que no se alcance la generalización de esa medida.

Horas extraordinarias

Con la patronal también quieren tratar UGT y Comisiones el control de las horas extraordinarias, que se compensen con tiempo de descanso, no mediante retribución económica, y la sustitución de las horas estructurales por contratos temporales.En formación profesional proponen elaborar un "plan de choque" dirigido a paliar los déficits de colectivos de trabajadores como los agrarios, los jóvenes que abandonan el sistema escolar y las mujeres que se reintegran al mercado de trabajo. Asimismo reclaman la participación de los interlocutores sociales en la gestión y control de la formación.

La solución de conflictos laborales que quieren tratar las centrales con CEOE es una cuestión pendiente desde los primeros acuerdos interconfederales y su oferta consiste en lograr un pacto regulador de los procedimientos extrajudiciales que se elevaría al Gobierno para las modificaciones normativas.

De esa manera se podían resolver conflictos individuales y colectivos, éstos mediante la interpretación en el seno de comisiones paritarias de los convenios; y la mediación y el arbitraje, realizados por mediadores designados de una lista consensuada por empresas y trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de noviembre de 1989