Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Las embajadas de Ia CE en Beirut estudian un eventual traslado al sector oeste

Atrapadas en la contradicción de haber reconocido al nuevo presidente libanés, René Muawad, y tener sus sedes en una zona del país que escapa a su control, las embajadas occidentales en Beirut consideran la conveniencia de su traslado al sector oeste de la capital. Existe el temor de que puedan repetirse incidentes como los que culminaron con la agresión al patriarca maronita, Nasrala Sfeir, por respaldar al acuerdo alcanzado en Taif (Arabia Saudí).

ENVIADA ESPECIALLos jefes de misión de las cancillerías de la Comunidad Europea (CE), que a excepción de Grecia tienen su sede en el este, se reunieron recientemente para estudiar la situación y adoptar una postura común.El encargado de negocios de la Embajada de España en Líbano, Norberto Ferrer, insiste en que cualquier decisión de este tipo sería de común acuerdo y que, en todo caso, "un traslado irreflexivo, con lo puesto, a la cancillería del oeste no resolvería nada". Sin embargo, si la situación lo requiere, existe ya un plan para trasladar un equipo de servicios minimos a ese sector de la capItal libanesa, bajo control del Ejército sirio desde enero de 1987. Entre las causas que podrían llevar a Ferrer y sus colegas a dar ese paso se encuentran la amenaza real para su integridad o la de las delegaciones tanto por enfrentamientos intercomunitarios como por acciones aisladas de grupos extremistas. El embajador de España en Beirut, Pedro de Arístegui, murió el pasado 14 de abril víctima de la guerra civil libanesa.

Pregunta. ¿En qué situación se encuentran las embajadas occidentales que han reconocido al presidente Muawad pero siguen estando en una zona de Líbano que escapa a su jurisclicción?

Respuesta. El reconocimiento del presidente Muawad es una consecuencia directa del apoyo a Taffl Y esta aparente paradoja es una muestra de esperanza. El mantenimiento de la sede fisica en un lado no controlado por el Gobierno legítimo se hace pensando que nuestra presencia aquí servirá de canal, de buenos oficios, de sutura y de posible superación de la escisión existente.

P. ¿Existen riesgos de que se produzcan actos de vandalismo?

R. Estamos en permanente contacto, pero tenemos plena confianza en la caballerosidad del Ejército libanés del este, interesado en la permanencia de las sedes en su sector.

P. ¿Si se produjeran incidentes de ese tipo considerarían un posible traslado al oeste?

R. In extremis, sí. No creo que haga falta; nuestra estancia aquí CS útil, no desagrada a uno u otro lado, y tenemos nuestra vida adrninistrativa, residencia e instalaciones en el sector este. Solainerite situaciones límite de diferente procedencia nos obligarían a reconsiderar la ubicación.

P. ¿Está la seguridad de la Embajada española en Líbano garantizada en, estos momentos?

R. Por lo que respecta al cuerpo de guardias, desde que asumí Jajefatura de misión se está realizarido un claro esfuerzo de superación profesional. Para eventualidades típicas tales como coches-bomba, secuestros, cócteles molotov, el modesto equipo -12- de libaneses que nos protegen lo hacen a la perfección, aunque necesitan más medios.

P. ¿Estima conveniente que la protección de la Erribajada española se confie a las fuerzas de seguridad de nuestro país?

R. No, porque la complejidad de Líbano, el conocimiento de los idiomas, los lazos familiares de clanes y de comunidades que superan la línea verde hacen más útil a un guardia libanés debidamente pasado por el filtro -y aquí les hemos puesto muchos- que policías aterrizados sin conocimiento del terreno. Todo lo más, sería conveniente una dirección venida de España, pero con agilidad en el dossier libanés. España cuenta en el sector oeste de Beirut con las instalaciones, cerradas, de una cancillería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de noviembre de 1989

Más información

  • El encargado de negocios español revisa el papel europeo