Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los integristas islámicos emergen como la principal fuerza política en Jordania

Los integristas musulmanes jordanos se revelaron ayer como los principales triunfadores en las elecciones legislativas del día anterior, las primeras desde hace 22 años. El Bloque del Movimiento Islámico, que respaldaba la asociación de los Hermanos Musulmanes, ha logrado sentar en la cámara baja del Parlamento jordano a 20 de sus 26 candidatos. Entre 10 y 12 nuevos diputados; más presentaron programas de carácter islámico más moderado, con lo que los religiosos estarán en condiciones de controlar la Asamblea, integrada por 80 diputados. Ninguna de las 12 mujeres que se presentaran ha logrado un escaño.

"Esto nos dará una idea muy clara de lo que piensa nuestra gente", aseguraba el pasado miércoles, tras depositar su voto, el primer mínistro jordano, Charif bin Shaker. Sin embargo, estos resultados no reflejan, a juicio de los observadores, la realidad del país. La clave del éxito de los Hermanos Musulmanes hay que buscarla en dos factores insuficientes por si mismos pero complementarios. En primer lugar, estos radicales islámicos son los únicos que se han organizado como un verdadero grupo político para Ios comicios. En segundo, la elevada abstención ha jugado en su favor. Apenas un 62% de los electores que retiraron sus tarjetas de votación acudió a los cole,gios electorales, lo que representa un 53% del censo.Los mayores índices de abstención se localizaron en las zonas urbarias más acomodadas. Por el eontrario, en el distrito electoral de Maán, cuna de las revueltas del pasado abril, casi un 75% de los votantes ejercitó su derecho.

Los Hermanos Musulmanes, que en su programa proponen la guerra santa para liberar Palestina y la introducción de la ley islámica (sharia), obtuvieron su mayor apoyo en los barrios pobres de la capital y en los campos de refugiado s palestinos. Su éxito se refleja de forma simbólica en el jeque Abdulmoním abu Sanat, uno de los candidatos que ha recibido mayor número de votos en todo el país. Abu Sanat había alcanzado cierta fama en los últimos tierripos por sus polémicos sermones, que en más de una ocasión lo han llevado a la cárcel por unas horas.

Advertencia de Hussein

Los jordanos, que desde 1957 tienen prohibidos los partidos políticos, han presenciado un debate electoral inusitadamente abierto al que han podido concurrir, a título individualistas, comunistas e integristas islámicos sin ninguna limitación. Poco antes de que se iniciara la campaña, el monarca hachemí advirtió a sus súbditos, sin embargo, que mantuvieran la religión apartada de la política. "Nuestro país se enfrenta hoy a nuevos intentos hostiles de desrnembrarlo mediante acciones sectarias y religiosas", afirmó el rey Hussein. "Esto representa un gran peligro... sin igual con ningún otro, porque viene de dentro", precisó el soberano, quien puso a Líbano como ejemplo.Ahora, al conocer los resultados, una jordana progresista de origen palestino ha declarado: "Me da miedo". De acuerdo con fuentes oficiales, la única esperanza es que los dirigentes tribales, liberales y reformistas se organicen entre ellos como una fuerza moderada en el nuevo Parlamento". Sólo 17 parlamentarios pertenecen al grupo de los absolutarnente fieles al régimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 1989