Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAS LA 'PRIMAVERA DE PEKÍN'

Deng Xiaoping deja el último cargo que ocupaba

ENVIADO ESPECIAL El máximo dirigente chino, Deng Xiaoping, ha decidido desprenderse del último cargo ejecutivo que aún poseía, la presidencia de la comisión militar, que es en realidad el de mayor poder en China por significar el mando absoluto de las fuerzas armadas. El Partido Comunista Chino (PCCh) ha aceptado la petición del anciano líder, de 85 años, y ha nombrado en su lugar al actual secretario general del partido, Jiang Zemin, de 63 años, según se anunció ayer al concluir una importante reunión que el pleno del comité central inició hace tres días en Pekín.

El gesto ha sido interpretado por algunos analistas como un intento por frenar las aspiraciones de la vieja guardia, y en particular del general Yang Shangkuri, actualmente presidente de la república, por hacerse con el poder una vez muera Deng. "Os agradezco mucho que hayais aceptado mi deseo", dijo ayer con voz temblorosa el máximo líder a los casi tres centenares de miembros del comité central, a quienes saludó al término de los debates. Deng no había asistido a los debates.La decisión del diminuto político no tiene precedentes en la historia de la China comunista ni en la de n-ingún otro régimen marxista. Jamás hasta ahora un dirigente de un país del bloque socialista se había retirado voluntariamente del poder.

Deng expresó tal deseo hace dos años, en vísperas del último congreso del PCCh, iras el cual se retiró del comité ejecutivo y del buró político, pero continuó manteniendo la presidencia de la comisión militar.

A principios de este año circulió con fuerza, el rumor de que Deng anunciaría su jubilación en mayo, una vez que se realizara la visita a Pekín del máxii-no dirigente soviético, Mijail Grorbachov, pero la protesta estudiantil y los sangrientos sucesos de junio le obligaron, al parecer, a aplazar el proyecto.

Vieja aspiración

En una carta enviada al comité central, y que tiene fecha del pasado 4 de septiembre, Deng señala que existe ya un eficaz núcleo dirigente encabezado por el secretario general, Jiang Zemin, y agrega: "Después de una atenta consideración, deseo dimitir de mi actual cargo mientras aún estoy, con vida satisfaciendo así una aspiración de hace largo tiempo. Todo ello será beneficioso para la causa del Partido, del Estado y del Ejército". Hasta dónde puede llegar la retirada política del patriarca chino es algo difícil de saber, aunque no pocos se resisten a creer que Deng Xiaoping dejará de ser el guía espiritual y de influir en las decisiones mientras esté con vida.El ascenso de Jiang Zemin a la presidencia de la comisión militar convierte en teoría al actual secretario general del partido en el hombre fuerte de China. Su antecesor, el defenestrado reformista Zhao ZIyang, era sólo vicepresidente primero de ese importante órgano. Sin embargo, ni los observadores locales ni los analistas extranjeros consideran correcto ese juicio y pocos apuestan por el futuro del actual secretario general, un tecnócrata que carece de peso dentro del partido y menos aún en las fuerzas armadas, a quien Deng tuvo que recurrir como una fórmula de compromiso pactada con los ortodoxos tras la caída de Zhao Zlyang el pasado junio.

Como contrapartida al nombramiento de Jiang, el comité central ha aprobado el ascenso del general Yang Shangkun, uno de los líderes de la corriente conservadora, al puesto de primer vicepresidente de la comisión. Yang, de 82 años y una salud de hierro, era hasta ahora vicepresidente segundo y secretario general de la comisión y parece ser que ha !uchado hasta el final para hacerse con el puesto de Deng. El viejo general, que desempeñó un papel decisivo en el establecimiento de la ley marcial y en la represión posterior, ha conseguido, además, que su hermano, Yang Baibing, de 69 años, otro duro que desde principios del año pasado es el jefe del departamento político del Ejército, entre en la comisión, corno secretario general. Yang Baibing ha tenido una carrera rrieteórica gracias a las influencias de su hermano. Como segundo vicepresidente ha sido asecndido el comandante en jefe de la Marina, Liu Huaqing, de 73 años, un militar al que no se le considera demasiado conservador.

Por lo que respecta al capítulo económico, el comité central ha aprobado una resolución general que en principio no parece que constituya un fuerte ataque contra la política reformista -"las medidas adoptadas para las Zonas Económicas Especiales y las regiones costeras permanecen inalteradas y serán perfeccionadas en la práctica"-, pero, al mismo tiempo, subraya la necesidad de reforzar la displicina organizativa y de luchar resueltamente contra cualquier intento de descentralización.

Plan de austeridad

El plan de austeridad puesto en marcha en septiembre de 1988 debido al recalentamiento de la economía y al fuerte aumento de la inflación continuará durante éste y los próximos dos años.Los principales objetivos son conseguir situar el índice de precios en un nivel inferior al 10% (la inflación se estima actualmente en torno al 30%), hacer que el ritmo de la economía decrezca del 11% actual a un 5% ó 6% disminuyendo la demanda y restringiendo el crédito y, por último, corregir los graves desajustes de equilibrio entre la industria y la agricultura estimulando el desarrollo de esta última.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 1989

Más información

  • El secretario general del partido, Jiang Zemin, presidirá la comisión militar