Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emilio Botín demanda al director y a un colaborador de la revista 'Época'

El presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, presentó ayer tina demanda de protección civil de derecho al honor contra los periodistas José Cavero, de la revista Epoca, y contra el director, Jaime Campmany y la empresa editora de la publicación por una información que el banquero estima falsa, maliciosa y atentatoria contra su intimidad. Botín solicita una indemnización de 500 millones de pesetas.Fuentes cercanas a Emilio Botín explicaron que las acciones legales se han emprendido por una información aparecida en la sección Laberinto, del número 244 de la citada revista , en la que se hace una referencia "a un apasionado idilio" de la actriz Carmen Maura con un

banquero al que denomina el señor 11 % y que se puede identificar claramente con Emilio Botín, presidente del banco que ha realizado esta campaña publicitaria.

Emilio Botín, que ha interpuesto la demanda con la ayuda del abogado Jesús Santaella, ha estimado, según fuentes cercanas al banquero, que tal información "es

rotundamente falsa, pretendidamente maliciosa y atentatoria contra su intimidad", "por lo que la voluntad del presidente del Banco de, Santander es preservar su privacidad contra cualquier agresión". Las mismas fuentes han añadido que la petición de una indemnización está justificada "por el deseo de ejemplificar la rotunda reprobación que exigen ciertas conductas difusoras de hechos falsos".

José Cavero, autor de la infiormación, ha explicado que se trata simplemente de un rumor "y como tal lo he dado"; "además me llegó a través de una fuente solvente". Cavero ha dicho que en ningún caso ha obrado con mala veluntad y con mala intención; admite que puede haberse equivocado "y por lo tanto estoy dispuesto a rectificar".

El director de Época, Jaime Camprrany, ha dicho que la información "publicada a título de rumor y en una sección frívola y ligera de la revista, está sobrevalorada

por Botín quien le ha dado una trascendencia que en realidad no tiene". Al igual que a Cavero, a Campmany le parece exceswa la cantidad de 500 millones de indemnización solicitada

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 1989