Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento libanés elegirá el sábado al presidente de la República

ÁNGELES ESPINOSA ENVIADA ESPECIAL, El presidente del Parlamento libanés, Husein Huseini, convocó anoche la esperada sesión electoral de la Cámara para el próximo sábado, día 4. Huseini, que concluyó hace un año su mandato aunque se le ha prorrogado ante la imposibilidad de elegir un sustituto, anunció que la Asamblea votará en primer lugar para decidir quién le sucederá, procederá después a endosar el acuerdo de Taif y, finalmente, elegirá a un nuevo presidente de la República, del que Líbano se encuentra privado desde septiembre de 1988.

El general Michel Aoun, primer ministro provisional nombrado a la salida del presidente Amin Gemayel, no ha dado a conocer aún su opinión. Aoun ha rechazado desde el principio las resoluciones de Taif y, apenas unas horas antes de que Huseini convocara a los diputados, había amenazado con disolver el Parlamento si éstos no regresaban de inmediato para entrevistarse con él. Los parlamentarios del sector cristiano permanecen fuera del país por temor a represalias y hasta el momento no han respondido a la invitación del general.Medios políticos y diplomáticos de Beirut consideran probable que se haya alcanzado algún tipo de acuerdo con el perseverante primer ministro cristiano, a falta del cual Huseini hubiera podido apurar el plazo concedido por la Liga Árabe para celebrar la mencionada elección. El triunvirato árabe encargado de Líbano (Arabia Saudí, Argelia y Marruecos) fijó en el 7 de noviembre la fecha límite para la designación del nuevo presidente.

Según ha podido saber este periódico, Aoun ha facilitado al enviado especial del triunvirato, el argelino Lajdar Ibrahimi, una lista de tres candidatos con cuyo nombramiento estaría de acuerdo. Entre los aceptados por el general parecen encontrarse el diputado Raymond Edde, que vive autoexiliado en París y no ha participado en la reunión de Taif, y el secretario del Ministerio de Asuntos Exteriores de su Gabinete, el emir Faruk Abilama. De antemano, el primer ministro cristiano había hecho saber su rechazo a que alguno de los asistentes a Taif alcanzara la jefatura del Estado. "Se trataría de un presidente hipotecado", ha declarado en diversas ocasiones Aoun. Paradójicamente, dos de los candidatos mejor situados en la carrera hacia la presidencia son diputados que han respaldado las resoluciones adoptadas en la mencionada ciudad saudí, Elias Haraui y René Moawad.

Por otra parte, Dany Chamun, líder del cristiano Partido Nacional Liberal (PNL), se declaró ayer contrario a un nuevo enfrentamiento intercristiano pero siguió defendiendo la propuesta de Taif, en contra de su hasta ahora aliado, el general Aoun. "Sigo del lado del general Aoun. Lo que nos separa es el tema de los diputados. El Frente Libanés tiene dos diputados, uno del PNL y otro del partido Kataeb [falangista]. No podemos consentir que hayan sido tratados como traidores", asegura en una entrevista con EL PAÍS. "No han hecho nada ilegal", insiste, "han redactado un proyecto de ley que podría llevar a la paz y a la salida de las fuerzas sirias". "El general tiene derecho de expresarse, pero la libertad de los diputados no puede constreñirse", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1989