Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salinas dice que la revolución mexicana no está vigente

El presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, afirmó ayer que la revolución mexicana ya no tiene vigencia. Salinas convocó a los dos políticos a un diálogo nacional que permita avanzar en la reforma política del país, pero advirtió que el Estado será firme contra todos aquellos que atenten contra "la paz social". En su primer informe de Gobierno, precedido de intervenciones de representantes de todos los de oposición, Salinas hizo un recuento de un año de Gobierno.

El presidente prometió profundizar en el cambio e imponer un régimen de democracia y libertad. Inmediatamente después de su intervención ante el pleno de las dos Cámaras, Salinas voló rumbo a la ciudad de Mexicali, en la frontera con Estados Unidos, donde por primera vez en la historia un miembro de la oposición, Ernesto Ruffo, del Partido de Acción Nacional (PAN), tomó posesión ayer del cargo de gobernador del Estado de Baja California. La presencia de Salinas en ese acto trataba de ser una muestra del México pluralista que el presidente promete."La mayoría de las reformas de nuestra revolución han agotado sus efectos y no son ya la garantía del nuevo desarrollo que exige el país. Debemos, por ello, introducir cambios en el Estado, promover nuevas formas de organizar la producción y crear nuevos esquemas de participación y de relación política", afirmó el presidente en el discurso más importante del curso legislativo.

Carlos Salinas declaró que lo revolucionario y lo progresista hoy en día no es mantener el mismo Estado creado por la revolución de 1910 sino modernizarlo y adaptarlo a los nuevos tiempos de cambio. "La tesis que asocia estatismo con progreso tuvo validez en los años treinta y cuarenta, pero hoy sólo defiende los intereses de viejas capas aferradas al status quo", dijo. "Soberanía y justicia; democracia y libertad; ésta es la revolución sin mitos".

La oposición, sin embargo, dejó claro antes de la intervención de Salinas que no está satisfecha con lo hecho en este primer año. "Recorre el país el mismo grito que en 1910: sufragio efectivo", dijo el senador del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Porfirio Muñoz Ledo. El portavoz del cardenismo se quejó de que "no se fomenta la alternancia en el poder ni el régimen pluralista".

Las intervenciones de los parlamentarios de oposición tuvieron lugar antes de que el presidente Salinas entrase en el palacio de Bellas Artes, sede del Congreso, y fueron transmitidas parcialmente por la televisión previo a la lectura del informe presidencial.

La oposición denunció, principalmente, las limitaciones de la reforma electoral recientemente aprobada como fruto de un pacto entre el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el PAN. Esta reforma, según los portavoces opositores, no garantiza la plena independencia de los órganos electoral ni aborda carencias democráticas pendientes en el sistema mexicano.

Carlos Salinas replicó que el contenido de la reforma va tan lejos como lo permitió el consenso entre las dos fracciones parlamentarias más grandes del Congreso". Invitó a los partidos a sumarse a una negociación para "seguir avanzando en la modernización electoral", pero advirtió a "los reducidos grupos que persisten en el dogmatismo del todo o el nada" que el Gobierno "no permitirá que nadie pretenda por la fuerza desviar la modernización de los cauces políticos de la concertación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1989

Más información

  • El presidente llama a un diálogo nacional para avanzar en la reforma política