Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Nancy Reagan

'El turno' de una ex primera dama

La esposa del ex presidente estadounidense Ronald Reagan Nancy, acaba de publicar un libro, titulado My turn (Mi turno), en el que cuenta todo lo que antes quiso pero no pudo debido al cargo de su marido. En esta recopilación de lo que fue su etapa en la Casa Blanca, a lo que la propia Nancy se refiere como "los años más difíciles de mi vida", la ex primera dama se muestra como una mujer que pese a las críticas y las habladurías, jamás intentó ser "maliciosa".En esos años -1981-1989-, Nancy Reagan cultivó una fama de mujer mandona, fría, calculadora y exigente, que dista mucho de la realidad o, al menos, de la filosofia con la que ha escrito este libro, que promete ser un éxito de ventas.

Sus creencias astrológicas su pésima opinión de Donald Regan, el jefe de Gabinete de Reagan, sus hijos, su esposo y... Raisa Gorbachov ocupan algunos de los capítulos de la obra, en la que Nancy ha contado con la colaboración del escritor William Novak.

El principal motivo que ha inducido a Nancy a escribir su verdad, según ha confesado al semanario Newsweek en una entrevista previa a la publica ción del libro, fueron los enfados que sufría cuando leía las, en su opinión, falsedades de lo que había ocurrido durante aquellos años, así como su frustración por no poder contar su versión.

Ahora lo ha hecho, y My turn. The memoirs of Nancy Reagan, que ha editado Random House, intenta dejar las cosas en su sitio. La esposa de Reagan cuenta, entre otros muchos de talles, que su esposo "nunca hacía siestas", a pesar de lo que se ha contado, y que para ella Ronald Reagan era "su héroe". El cáncer de colon del presidente y su enfado por el tema Irangate ocupan otros capítulos del libro de Nancy, cuya lectura promete ser tan interesante como el dedicado al retrato de su familia, o el dedicado a Raisa Gorbachov en el que literalmente Nancy confiesa sobre la esposa del líder soviético que "mi impresión fundamental era que ella jamás paraba de hablar, o más bien de sentar cátedra, para ser más exacta".

Nancy Reagan ha asimilado perfectamente su nuevo papel. La sociedad política de Washington se ha olvidado de ella, pero los Reagan siguen contando, como así lo demuestran los dos millones de dólares (unos 230 millones de pesetas) que acaba de recibir el ex presidente por viajar a Japón para intervenir en un ciclo de conferencias. Nancy está encantada con este viaje y con el dinero que les han pagado. "Si se nos hace una oferta, ¿vamos a contestar con un triple no?", dijo Nancy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de octubre de 1989