'No amarás', primer filme de Kieslowski que se estrena en España

Capaz de contar historias con una extraña ferocidad, el cineasta polaco Krysztof Kieslowski (1941) es para muchos expertos el último gran descubrimiento del cine europeo. Sus documentales, largometrajes y películas para televisión han cosechado premios en distintos festivales. En el último de San Sebastián se pudo ver su filmografía y muchos no dudaron al calificarlo como genio, mientras algunas opiniones contrarias consideraron abominable su trabajo. Controvertido e independiente, una de sus películas significativas, No amarás, podrá ser juzgada por sectores más amplios de público tras su estreno comercial, ayer, en el cine Renoir de Madrid, primero en España que programa su trabajo, según informaron los responsables del local.

Kieslowski, ganador en su primera edición, el pasado año, del Premio Europeo del Cine al mejor director, con No matarás, entabló en San Sebastián un curioso diálogo con varios periodistas, que prácticamente tuvieron que justificar cada pregunta que hacian. Casi incapaz de sonreír de forma abierta, su sentido del humor es inesperado y retorcido. Por ejemplo, respondió así a la supuesta falta de creatividad en el cine: "A mí me parece que falta todo lo bueno, guiones, directores, técnicos ... ; en general faltan la mayoría de las cosas buenas, y, como soy pesimista, creo que todo se dirige hacia algo mucho peor".

La realidad y el deseo

En No amarás, un joven sin experiencia sexual se enamora de su vecina, a la que espía con un catalejo. Cuando se produce el encuentro se produce el fracaso. "Yo creo que las personas siempre queremos aquello que está fuera de nuestro alcance, por diferentes motivos, y nos quedamos así, parados con nuestros deseos, sabiendo que nunca los alcanzaremos, hasta que al final de la vida comprendemos que era más importante el camino que su finalidad".Kieslowki es autor del Decálogo, diez filmes sobre los mandamientos. Hace meses alguien le preguntó que por qué recuperaba algo tan trillado. "Precisamente por eso", fue la respuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de octubre de 1989.