Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo debe tomar parte en la aprobación de la Carta Social de la CE, según su presidente

"El Parlamento Europeo tiene que tomar parte en la aprobación de la Carta Social de la Comunidad Europea", declaró ayer a este periódico Enrique Barón, presidente de la Eurocámara. Barón, que se ha entrevistado en París con el presidente Frangois Mitterrand y el primer ministro Michel Rocaxd, cree que la presidencia franeesa de la CE planteará en la próxima cumbre de Estrasburgo la refórma. institucional de la Comunidad si cuenta con el apoyo de otros países, en especial de la RFA.El primer acto de la gira europea iniciada por Barón tuvo por escenario París, el jueves y el viernes. La participación del Parlamento Europeo en la aprobación de la Carta Social y en la conferencia intergubernamental para la unión monetaria fueron los temas claves del encuentro."Mitterrand, en su papel de presidente de turno de la CE", afirma Barón, "rnostró una coin-cidencia grande con nuestros planteamientos, porque entiende que contar con un aliado como el Parlamento nunca está de más". Y los eurodiputados reclaman con insistencia "un mayor equilibrio democrático dentro de, la Comunidad", que permita compartir el monopolio legislativo de los Gobiernos.

El posible veto británico y la actitud de algunos tapados, como Holanda y Portugal, en opinión de Barón, mantienen la incertidumbre sobre la aprobación de la Carta Social Europea en la próxima cumbre de Estrasburgo, los próximos 8 y 9 de diciembre. La presidencia francesa está preocupada porque su protagonismo se quede reducido a la simple fijación de una fecha para la conferencia intergubernamental sobre la unión monetaria. Por eso, según fuentes comunitarias, no se descarta que "intente salvar la cumbre por elevación, con una propuesta de reforma de los tratados de la CE".

La extensión de la regla de la mayoría a los campos de decisión en los que aún rige la unanimidad requiere muchos apoyos, en especial el de la RFA. Sólo de esa manera se puede intentar vencer la intransigencia de Margaret Thatcher. El problema es .córno forzarle la mano a un Helmut Kohl condicionado por las elecciones alemanas de diciembre".

La falta de temas está impulsando a Francia a presentar otras propuestas. Además de la política de medio ambiente, está en estudio un plan contra la droga que Mitterrand espera perfilar en su próxima visita a Latinoa ,mérica. El Gobierno francés está preocupado por la regulación de sectores como el transporte aéreo y las telecomunicaciones, incluida la televisión, pero sin olvidar el ordenamiento y control de estos mercados, que caen cada vez más en manos de la penetración norteamericana y japonesa.

En cuanto a la Carta Social, Barón acepta su aprobación como una declaración solemne que se incorpore al acervo constitucional de la CE, "Pero se trata de darle luego su máximo sentido a través de un programa de desarrollo legislativo y resolver así en la práctica la polémi¿a sobre su carácter vinculante. "El Parlamento", dice, "también tiene que desempeñar un papel en esta fase, y es necesario extender el procedimiento de cooperación al espacio social". Este mismo planteamiento fue hecho hace un mes al presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de octubre de 1989