Un mensaje a Bush

El principal destinatario de la propuesta del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) no es, al parecer, ni el Gobierno del derechista Alfredo Cristiani ni los altos mandos de las fuerzas armadas, sino la Administración de George Bush, que ha gastado más de 3.000 millones de dólares en financiar la guerra contra la guerrilla salvadoreña.La propuesta rebelde admite la Constitución y la existencia del Gobierno y destaca la necesidad de una profunda reforma del sistema judicial, un tema que la Casa Blanca ve como clave para poner fin a una guerra que cada vez parece más imposible ganar. Funcionarios norteamericanos afirman que los rebeldes cuentan con un ejército de 6.000 combatientes a tiempo completo, más un número desconocido de combatientes eventuales y colaboradores civiles.

Más información
El diálogo salvadoreño, empantanado por formalismos

Los rebeldes saben que la Administración de Bush está buscando una forma de acabar con la guerra y quieren ofrecerle un plan factible. Por eso no han incluido en su propuesta la exigencia de compartir el poder ni integrar el ejército rebelde con el gubernamental, dos exigencias que habían hecho fracasar los tres diálogos que la guerrilla del FMLN sostuvo con el anterior Gobierno del democristiano Napoleón Duarte.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS