Siete personas fallecen a causa del temporal de lluvias,

Siete personas han fallecido en la zona mediterránea a causa del temporal de lluvias que la azota. Las víctimas se registraron en Mallorca, donde tres personas fueron arrastradas por una tromba de agua en un hotel; Ibiza, donde fallecieron dos turistas; Valencia y Tarragona. En algunas zonas de Mallorca se registraron entre 150 y 200 litros por metro cuadrado. El presidente balear, Gabriel Cañellas, envió anoche un telegrama al jefe del Ejecutivo central, Felipe González, en el que le comunica que solicitará la declaración urgente de zona catastrófica para el área afectada de Mallorca.

Los fallecidos en Ibiza son el británico Bruce McQueen, de 35 años, y el belga Francisco D'Hoop. El turista británico murió al ser arrastrado por una ola de tres metros y el belga al caer de un acantilado en Can Martinet.Las víctimas en Mallorca han sido identificadas como Eulalia Bennazar Bordoy, Antonio Alcolea, de 17 años, y Carlos Iglesias Montesinos, de 18. Los tres fallecieron tras ser arrastrados por el agua que inundó los dos primeros pisos del hotel Corso de Puerto Colón, en el término municipal de Felanitx, a 40 kilómetros de Palma, donde estaban empleados.

Miembros del Grupo de Especialisas en Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS) localizaron el cadáver de Eulalia Bennazar a las 17.30 a 100 metros del hotel Corso. Los cuerpos de los dos jóvenes fueron rescatados de las aguas horas más tarde, según comunicó la delegación de Gobierno de Baleares, informa Patricio Candía.

Las intensas lluvias provocaron el cierre de varias carreteras comarcales. Uno de los municipios afectados, Sant Llorenr, de Cardessar, sufrió la inundación de seis de sus principales calles, y más de 200 casas quedaron afectadas después de que el nivel del agua aumentase en un metro y medio. Daños similares se registraron en la zona turística de Cala Millor, donde el agua dejó incomunicada a la población y arrastró con su fuerza numerosos vehículos.

Previsión de mejora

En Montuiri (a 35 kilómetros de Palma de Mallorca), el techo del cuartel de la Guardia Civil se derrumbó por la acción conjunta del agua y del fuerte viento. El centro de meteorología pronosticó que el temporal comenzará a amainar en Baleares en las primeras horas de la tarde de hoy.

Mientras, un joven de 24 años, José Albert Marí, resultó muerto en Picassent, localidad cercana a Valencia, a causa de las fuertes lluvias registradas en la mayoría de las comarcas valencianas desde el lunes, que afectaron también a Murcia. El cadáver fue encontrado en la mañana de ayer por efectivos de la Guardia Civil, a una distancia de ocho kilómetros de donde había sido localizado el vehículo en el que viajaba.

La última víctima es el ciudadano alemán Dakum Hubar, de 62 años, que falleció ahogado ayer en la playa de La Mora de Tarragona cuando se bañaba junto a su compatriota Which Mutter, de 58 años.

El accidente ocurrió cuando ambos se introdujeron en el mar en medio de un fuerte temporal que levantaba olas de cuatro y cinco metros de altura. Los turistas alemanes se acercaron a una zona de rocas desde la que intentaron volver a la arena sin que la corriente marina se lo permitiera, informa Carles Cols. El ciudadano alemán falleció al golpearse la cabeza contra unas rocas a las que había sido arrastrado por las olas.

El posible desbordamiento del río Segura, a su paso por la localidad alicantina de Orihuela, obligó a los servicios de Protección Civil a mantener la alerta ,durante todo el día de ayer. Un total de 24 vecinos de la pedanía oriolana de Las Norias fue evacuado por efectivos militares.

Una compañía de] Ejército permaneció toda la noche del martes y la madrugada de ayer en Orihuela. Protección Civil, que había decretado el estado de alerta, preveía evacuar a cerca de 2.000 personas. La medida no fue necesaria ya que el río, que provocó inundaciones en diversos puntos, no se desbordó. La alerta se mantuvo también durante todo el día de ayer en las localidades de Formentera del Segura y Guardamar del Segura, esta última situada junto a la desembocadura del río. En Formentera, municipio con una población cercana a 2.000 habitantes, el cauce del Segura -se encuentra situado a una altura superior a la de las viviendas, lo cual constituye un grave peligro en caso de inundaciones.

El presidente del Gobierno de Murcia, Carlos Collado, evaluó ayer de forma provisional las pérdidas causadas por las riadas en unos 6.000 millones de pesetas. La Generalitat valenciana, por su parte, no ha valorado económicamente las consecuencias del temporal.

Durante el día de ayer se restableció la normalidad en la ciudad de Valencia, que quedó colapsada durante el pasado martes. Cerca de 75.000 abonados de Telefónica sufrieron cortes en la línea, que fueron subsanados, en su mayor parte, a primeras horas de la mañana.

El aeropuerto de Manises se abrió al tráfico a mediodía, si bien los vuelos registraban retrasos. El metro, que suspendió su servicio, reinició su actividad ayer. En las zonas afectadas, las carreteras cortadas se abrieron de nuevo a la circulación,

La zona norte de la provincia de Almería se ha visto también afectada por las riadas que han causado grandes avenidas en las ramblas y cauces secos, provocando pérdidas que aún no han sido evaluadas, informa Angel González. En la localidad de Aguadulce, las inundaciones anegaron los bajos del hotel Portomagno y de diversos locales situados en la línea de playa. En Alboloduy, la crecida del río Nacimiento destruyó el muro de contención del cauce y provocó diversos daños en los cultivos de la zona.

Efectivos de Protección Civil, el Ministerio de Obras Públicas y la Guardia Civil se mantienen en estado de alerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de septiembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50