EE UU e Irán negociarán en breve, según 'Teheran Times'

Estados Unidos e Irán iniciarán dentro de pocos días negociaciones extraoficiales sobre los rehenes, según informó ayer Teheran Times, diario iraní próximo al Ministerio de Asuntos Exteriores de este país. Las conversaciones se llevarán a cabo, según estas informaciones, a través de un tercer país, que seguramente será Pakistán. "Según observadores políticos, el mayor candidato para ser intermediario en la negociación es Sahabzada Yaqub Jan, ministro de Asuntos Exteriores paquistaní", dice el diario iraní, que no informa sobre el lugar de las conversaciones.Mientras tanto, las autoridades israelíes se enfrentaban ayer al dilema en que le ha situado el atentado suicida cometido el miércoles por Hezbolá contra un convoy militar israelí, en el que tres soldados resultaron heridos graves y dos leves, en el sur de Líbano: iniciar una operación de represalia o esperar. Por el momento, los jeques de Hezbolá han tomado la iniciativa, y la pelota se encuentra en terreno israelí.

Los hombres de Hezbolá, por temor a esa represalia israelí, se han puesto en estado de alerta. Han recibido la orden de abandonar sus cuarteles fortificados en Beirut Oeste y sus bases en la Bekaa libanesa y en el sur de Líbano, para instalarse en las colinas, armados con misiles aire-aire, a la espera de los ataques aéreos israelíes.

¿Y qué va a hacer Israel? "Responderemos duramente", afirma Uri Lubrani, encargado de Asuntos Libaneses. De esto no hay duda. Pero, ¿cuándo? Ésta la cuestión. Si los responsables israelíes deciden atacar por la fuerza las posiciones de Hezbolá, se arriesgan a iniciar una escalada y a poner en peligro la vida de los rehenes. Si esto se produce, Israel -que acaba de remontar la cuesta al demostrar que el secuestro del jeque Obeid, de Hezbolá, ha roto la conspiración de silencio en torno a los rehenes- podría encontrarse de nuevo en el banquillo de los acusados. Además, si el Ejército israelí no reacciona al atentado suicida de Hezbolá, los shiíes fanáticos se sentirán impulsados a multiplicar sus ataques en el sur de Líbano. En los dos casos, Israel se enfrenta a los peligros de una escalada.

Por el momento, los responsables israelíes parecen querer esperar. "Si atacamos -y más pronto o más tarde deberemos hacerlo, ya que, si no, Israel se convertirá en el rehén de la negociación-, es preciso que la operación sea ejemplar", dice un experto del Ministerio de Defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50