Cartas al director
i

La trayectoria de Espartero

Es en relación al artículo Entre Espartero y la huelga general de 1902, publicado el día 30-7-1989, página 37.Espero que de una vez por todas la figura del general Espartero deje de ser el prototipo de militar golpista y dictador del siglo XIX, entre otras razones porque no participó en ninguno, insisto, en ninguno de los pronunciamientos acaecidos.

Podemos estar de acuerdo en que su actuación política no fue la más idónea, pero de ahí a que la derrota de "sus soldados" provocara tal eclosión de proyectos en Barcelona, es una exageración malintencionada, primordialmente porque "no eran sus soldados", sino los de una nación con un regente elegido por votación en las Cortes, y segundo, porque es poco probable que fueran los soldados quienes impidieran tales proyectos, como puede desprenderse del texto.

Se equivocó Espartero al bombardear la ciudad, pero conviene no olvidar que en el pronunciamiento de Prim contra el régimen legalmente establecido tampoco faltaron las bombas en Barcelona.

Prim afirmó en las Cortes que al pueblo catalán de ninguna manera se le ha de mandar a palos..."; es evidente que a ninguno; por eso es de dificil explicación que autorizara a los plantadores de Puerto Rico la ejecución de sus esclavos.

Ya sé que las comparaciones son odiosas, más aún si además le aplicamos la ley del embudo.

Termino. Parece que la Caja de Barcelona se fundó en 1841, dato que no he contrastado, pero que los diferentes acontecimientos retrasaron su puesta en marcha hasta 1844. De ser así, habría que remontarse a dos años antes del pronunciamiento de Prim.- Miguel Muñoz Donoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de agosto de 1989.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50