Vuelo en el 'Pajaro loco'

La casualidad quiso que Plácido Domingo y Julio Iglesias viajaran ambos a Alicante la noche del jueves pasado. Domingo iba a casar a su hijo, y Julio Iglesias a cantar a Benidorm. Por primera vez, el tenor subía por la escalerilla del Pájaro loco de Iglesias. El avión calienta más los motores. Domingo comenta: "Cuando un avión despega es como si fuera a alcanzar a una mujer allá en lo alto. Y cada vez que despega es un milagro". Julio, sentado frente a él: "Pues que se hagan muchos milagros".Domingo pasa de un canturreo al silbido de una canción. Julio propone: "Bebamos por el éxito de Soñadores de España, la canción que hemos grabado juntos". Y una botella de champaña magnum unió las copas de los 15 pasajeros.

Más información

La canción pertenece a un disco de Domingo, compuesto por Manuel Alejandro, y proinocionará la Expo-92; el próximo día 12 de octubre Julio Iglesias y Plácido Domingo la cantarán, en vivo, en Sevilla. Julio Iglesias, el día anterior, cantará en Leningrado, y al día siguiente también, "lo que supone la hazaña de mi vida como viajante que soy". Alguien interrumpe: "¿y cuándo vais a grabar, no una canción, sino un disco,juntos?".

Domingo: "Eso llegará, sin duda".

Iglesias: "Ni que decir tiene que lo haremos, pero es difícil, porque, ¿cuándo te agarro yo a ti libre durante tres meses, que es el tiempo que necesitamos?

Domingo: "Julio, ten la seguridad de que se conseguirán los tres meses, o lo que haga falta".

Iglesias: "Plácido y yo ya hemos cantado juntos muchas veces por el mundo adelante, pero eso no se sabe, ni se habla".

"Más champaña"

Otra copa de champaña. Domingo le habla a Iglesias del "equipo de sonido mejor del mundo", que debe adoptar.

Al final, Plácido Domingo cambia de asiento y cuchichea con Julio Iglesias. Hablan de música o de mujeres, o de las dos cosas a la vez. Iglesias ordena, "más champaña para Plácido, a ver si se emborracha... "

A una pregunta responde Julio Iglesias: "No sé lo que me hubiese ocurrido de haber permanecido en España; pero lo evidente es que no habría aprendido todo lo que es técnica y música universal".

Aterriza el avión, y Julio Iglesias confiesa: "Ya estoy excitado por las ganas que le tengo al concierto de mañana; tengo que dormir, y no pensar más que en eso".

Al día siguiente, a medio concierto, no se le ocurrió más que decirle al público, como si cantara: "Sólo hago el amor una vez al año, y eso en Benidorm, luego hoy me toca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de agosto de 1989.