Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El MOPU reconoce la existencia de 187 tramos peligrosos en las carreteras de Madrid

Un total de 187 tramos de la red de carreteras de Madrid han superado el fatídico listón: tres o más accidentes mortales al año. El dato está incluido en una contestación del ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Javier Saénz Cosculluela, al diputado del Grupo Mixto en el Congreso Carlos Ruiz Soto. "¿Cuántos nuevos puntos negros han aparecido en 1.988?" preguntaba el diputado. El Ministerio admite un ligero aumento del termómetro de accidentes en el último año, con las nacionales I, III y IV a la cabeza.

En las carreteras de Madrid, según datos de la Dirección General de Tráfico, se produjeron 275 accidentes en 1988 (un 6,1% de los 4.477 contabilizados en toda España), en los que perdieron la vida 327 personas y otras 209 resultaron gravemente heridas. El mayor número de accidentes se produjo en las carreteras nacionales a su paso por la Comunidad, en las que se registraron 152 accidentes, en los que murieron 185 personas y otras 115 resultaron gravemente heridas. En las carreteras locales y comarcales se produjeron 113 accidentes, con un saldo de 130 muertos y 82 heridos graves. Y en las autopistas, nueve accidentes con 11 muertos y 10 heridos graves.'Lista negra'

La carretera de Valencia encabeza la lista negra, a tenor de la estadística elaborada por el MOPU. En 1987, una veintena de kilómetros de esta vía superaba la barrera de la peligrosidad. Un año después, ya eran 32 los kilómetros que habían presenciado tres o más víctimas mortales.

Precisamente la carretera de Valencia es la pariente pobre de las autovías: sólo cuenta con cuatro carriles durante una decena de kilómetros. El tramo que discurre por los términos municipales de Rivas Vaciamadrid y Arganda del Rey es un verdadero calvario para el automovilista. Sobre todo para el que sale de Madrid, que se encuentra con un interminable prohibido adelantar que no acaba hasta llegar a Arganda.

Las abundantes curvas de esta carretera cuando atraviesa la vega del Tajuila pueden ser otra de las causas del elevado número de accidentes. No obstante, las curvas se han suavizado bastante en el nuevo trazado de la autovía, que seguramente entrará en funcionamiento antes de fin de año.

Las carreteras de Burgos y de La Coruña están al mismo nivel que la de Valencia. En la primera, que surca el mapa de la región a lo largo de 80 kilómetros, se abrió el año pasado un nuevo tramo de autovía (San Agustín de Guadalix-Venturada). Esta obra puede haber incidido en el ligero descenso de los tramos peligrosos, que bajaron de 36 a 32 en el último año. Aun así, la autovía de Burgos sigue muerta desde hace un año al llegar a Venturada. Los cuatro carriles se cortan de cuajo en medio de una pendiente y en plena curva, lo que convierte este tramo en uno de los más peligrosos de la red de carreteras que discurre por la Comunidad de Madrid. En la carretera de La Coruña también se ha producido un ligero descenso de¡ nivel de accidentes. En cualquier caso, 32 kilómetros de esta vía superaron el listón de los tres o más accidentes mortales.

Pese a la inauguración de la variante de Aranjuez, que evita la peligrosa travesía de la localidad ribereña, la carretera de Andalucía cuenta con 30 tramos peligrosos. Uno más que la carretera de Barcelona, que se encuentra muy cerca del pelotón de cabeza.

La gran densidad de tráfico en las carreteras de Extremadura y de Toledo contrasta con el bajo nivel de accidentes, prácticamente la mitad que el que se produce en el resto de las vías.

Al MOPU no les gustan los puntos negros. Prefiere hablar de índices de peligrosidad y de mortalidad. Según estos baremos, las carreteras en el resto de España son dos veces más peligrosas y más mortales que las de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1989

Más información

  • 327 personas perdieron la vida en los 275 accidentes de tráfico que se produjeron en la región en 1988