Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EUROPA

Ausencia de datos oficiales en Grecia sobre los comicios europeos

Siete países miembros de la Comunidad Europea (CE) celebraron ayer elecciones para determinar quiénes serán sus 321 representantes en el Parlamento de Estrasburgo, integrado en total por 518 diputados de los doce. Los cinco países miembros restantes eligieron a sus 197 eurodiputados el pasado jueves, aunque los resultados oficiales de esos comicios -como los de ayer- se dieron a conocer entre anoche y esta madrugada. Además de los comicios al Parlamento Europeo (PE), ayer hubo elecciones legislativas en Grecia y Luxemburgo, regionales en Bruselas (Bélgica) y municipales en dos Estados de la República Federal de Alemania (RFA).

La importancia de la apuesta que estaba en juego en los comicios legislativos de ayer en Grecia convirtió en semiclandestina a la elección de 24 diputados para el Parlamento Europeo.Entrada ya la madrugada de hoy, no se había facilitado ningún dato oficial y sólo la oposición conservadora de Nueva Democracia ofrecía una estimación, según la cual este partido se situaba en cabeza con un mínimo de 10 y un máximo de 12 escaños, frente a siete u ocho del PASOK (socialista) y tres o cuatro de la coalición de izquierdas.

En 1984, los socialistas lograron el 41,6% de los votos y diez diputados, frente al 38% de Nueva Democracia (nueve), el 15% de los dos partidos comunistas (cuatro) y el 2,3% del ultraderechista EPEN (uno).

Algunos militantes del PASOK confesaban en los días previos a la elección que estaban pensando seriamente en votar a la lista de su partido en las elecciones nacionales, pero no en las europeas.

Sería ésta la forma de expresar su descontento por la basura acumulada en los últimos meses en los aledaños del poder, cuando no en el poder mismo.

La Europa social

Paraskeyas Avgerinos, número tres de la lista europea del PASOK, consideraba estas elecciones ocultas como muy importantes: "Sólo España, Francia y Grecia tienen Gobiernos socialistas que recojan el anhelo de una Europa social, y una derrota de estas fuerzas en Grecia alteraría aún más, negativamente, el actual desequilibrio en los órganos decisorios de la Comunidad Europea".

Pese a la falta de datos oficiales, estaba claro que el voto europeo no se iba a alejar mucho del nacional y que, también para la Cámara de Estrasburgo, los griegos volvieron la espalda a la República de los escándalos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 1989