Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alta contaminación del Manzanares causa la muerte a cientos de peces

Cientos de peces muertos y a la deriva en un lecho viscoso de barro, grumos negros y manchones de aceite. La contaminación de algunos tramos del río Manzanares se ha convertido en la última semana en una trampa mortal para la fauna piscícola y ha levantado la voz de alarma en el vecindario. Según el Ayuntamiento, la culpa la tienen las últimas lluvias torrenciales, que han desbordado la capacidad de los colectores 3, han provocado el vertido directo de aguas residuales al cauce del río.El Manzanares ha dado marcha atrás por unos días. Los vecinos que ya habían olvidado el aspecto lamentable del río en los años setenta han podido hacer memoria.Ayer mismo, el tramo comprendido entre los puentes del Rey y de la Reina Victoria parecía más bien el muelle de descarga del puerto más sucio. Decenas de peces muertos flotaban en medio de colonias de un material flotante de sospechoso color negro.

Según Félix Cristóbal, jefe del departamento de Servicios Ambientales, "el temporal de lluvias que azota Madrid desde hace dos semanas ha saturado los colectores y ha provocado vertidos directos de aguas residuales que ha hecho subir la contaminación del río".Cristóbal negó que se hubieran detectado averías en la depuradora de Viveros, la más al norte de la capital. "El aumento de la contaminación ha sido importante, pero no ha hecho falta adoptar medidas como abrir la presa de El Pardo para que suba el caudal", añadió.El departamento de Medio Ambiente ha comprobado que la proporción de oxígeno en el agua ha descendido considerablemente en los últimos días.

La contaminación ha afectado sobre todo a los peces menores que se crían en el río (cachos y gambusias). Las carpas que se utilizaron para repoblar el río tienen mucha mayor capacidad para soportar la falta de oxígeno, pero algunas no han podido capear el temporal y flotaban también ayer entre la suciedad acumulada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 1989

Más información

  • El Ayuntamiento echa la culpa a las lluvias torrenciales