Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto de Barajas quedará colapsado en tres años por el espectacular aumento del tráfico aéreo

El tráfico aéreo desbordará el aeropuerto de Madrid-Barajas antes de tres años. Así lo pronostica un estudio de la Asociación Europea de Aerolíneas, que aventura la progresiva saturación de las pistas y de las terminales de vuelos nacionales e internacionales entre 1990 y 1999. Y mientras el Consejo de Ministros ha decidido ampliar los aeropuertos de Sevilla y de Barcelona, Madrid se queda a la zaga. De momento no hay previstas obras de mejora en Barajas ni la construcción de un segundo aeropuerto, "al menos en 20 años", según el consejero de Política Territorial, Eduardo Mangada.

MÁS INFORMACIÓN

Más allá del año 2000. La Asociación Europea de Aerolíneas daba en 1985 larga vida al aeropuerto de Barajas.Tres años después, el vertiginoso despegue del tráfico aéreo en la capital ha dejado aquellas optimistas previsiones para la historia. Según un reciente estudio de la citada asociación, recogido en un informe de la empresa Promadrid, la saturación del aeropuerto de Barajas es cuestión de meses.

Si se mantiene el ritmo actual de crecimiento (entre el 7% y el 8% anual), el pronóstico es el siguiente: colapso en las pistas entre 1990 y 1992, saturación en la terminal internacional -con capacidad para 10 millones anuales de pasajeros- entre 1993 y 1997, situación límite en la terminal nacional (nueve millones de pasajeros al año) entre 1995 y 1999.

Todos los estudios realizados hasta la fecha, incluido un informe reciente de la Comunidad de Madrid, que desaconseja la creación de un segundo aeropuerto, insisten en lo mismo: hay que hacer algo en Barajas para evitar el colapso a corto plazo.

De momento sólo se ha dado un tímido paso adelante: acelerar las obras de los nuevos accesos al aeropuerto. Todo lo demás son estudios.

Un portavoz de Aviación Civil afirmó que actualmente se está trabajando en la actualización del plan director del aeropuerto. "De momento no hay una fecha concreta para anunciar la presentación oficial del plan. Tampoco se pueden avanzar aún las obras que se van a realizar".

En segundo plano

Barajas parece haber quedado en segundo plano con respecto a sus dos hermanos menores, los aeropuertos de Barcelona y de Sevilla.El Consejo de Ministros de la pasada semana decidió destinar más de 15.000 millones de pesetas para que estos dos últimos aeropuertos puedan hacer frente a la avalancha que se avecina de aquí a 1992. En Barajas, de momento, se desconocen las inversiones para los próximos años.

Y eso que todas las previsiones apuntan a un crecimiento casi vertiginoso, semejante al que se produjo en los años setenta.

El boom del tráfico aéreo se empezó a notar sobre todo en 1987. El número de pasajeros que pisó el año pasado el aeropuerto de Barajas superó claramente la barrera de los 13 millones, un 12% más que en 1987. El aumento puede ser aún más espectacular de aquí a 1992.

Datos facilitados por la dirección de Barajas, correspondientes al mes de abril, siguen esa línea: aumento del 9% en el número de aeronaves; del 6'5% en volumen de pasajeros (1.192.362 ese mes), y del 20% en el transporte de mercancías.

Hasta ahora se han apuntado soluciones como la construcción de dos nuevas pistas (una al este y otra al oeste), con nuevos edificios terminales situados al norte de los dos que existen ahora. También se ha planteado la necesidad de mejorar el actual sistema de control del tráfico aéreo.

Aplazamiento indefinido

Lo que sí está decidido, a la vista del informe encargado por la Comunidad, es el aplazamiento indefinido de la construcción del segundo aeropuerto en Getafe. Eduardo Mangada, que anunció hace un año la viabilidad del proyecto, dice ahora que con Barajas se puede llegar al año 2000."Si en tres años están finalizados todos los nuevos accesos y se acometen las obras necesarias de ampliación, no hay necesidad de un nuevo aeropuerto en Madrid en 20 años", afirma Mangada.

El citado informe (Estudio de viabilidad de un aeropuerto civil en Getafe) reconoce que el área de Madrid sufre "importantes problemas de disponibilidad del espacio aéreo". El estudio concluye así: "No parece conveniente proponer a Getafe como segundo aeropuerto de Madrid".

Y las razones para esta marcha atrás son varias: desde los problemas de disponibilidad de espacio aéreo hasta la capacidad limitada de la pista de la actual base militar de Getafe, pasando por las incomodidades del transbordo entre aeropuertos.

La Comunidad decide así enterrar dos viejos proyectos. El primero, de 1972, preveía la construcción de dos nuevas pistas en Getafe. En otro estudio, de 1980, se proponían hasta 32 posibles emplazamientos para un nuevo aeropuerto, que al final quedaron en tres: Morata de Tajuña, Arganda del Rey y Sevilla la Nueva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de mayo de 1989

Más información

  • La Comunidad de Madrid descarta definitivamente la construcción de un nuevo aeródromo