Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Sistema

Buenos días, caballero. Es usted el primer cliente que me confia la empresa en mi primer día de trabajo. No se alarme, puede ver mi expediente: ningún suspenso, casi sobresaliente de media. Como puede usted ver, le estoy atendiendo sin fumar. Fume usted si le place.¡Ah! Como podrá observar, no hay en la habitación, ni mucho menos sobre la mesa, ningún libro, manual, diccionario, monografía ni obra de consulta y menos apuntes policopiados o personales que vaya a registrar. Regístreme si duda, sin reparos. Aunque en los despachos colindantes hay compañeros muy preparados con cuya amistad me honro, hemos arrancado los cables del teléfono por si tuviera la tentación de pedirles alguna información.

Lo mejor es que me dicte usted el problema. Copio muy bien, han sido cinco años tomando nota literal de más de 20 voces de tonalidades y modulaciones muy diferentes. No se me escapa nada. No. Prefiero que me dé usted todos los datos. Si algo está en la Prensa o en un libro, me lo lee usted todo seguidito.

Un momento. Vayamos por partes. Lo que usted me ha estado dictando hasta ahora correspondía a la asignatura Fundamentaciones 2, exactamente al primer examen parcial. Me parece entender que se refiere usted ahora a cuestiones desarrolladas en Fiduciaria 3, último parcial. ¿No? Yo creo que sí. ¿No podríamos ir por partes? Sí, todo está relacionado, pero cada cosa es cada cosa.

Bueno, sí, puedo dejar de jugar con el bolígrafo si le pongo a usted nervioso, pero no veo qué tiene de malo. Le decía que yo prefiero resolver en horas diferentes los distintos problemas, según las asignaturas a las que pertenecen. ¿Tiene usted prisa? Comprendo. Mire, ¿sabe lo que vamos a hacer? Le voy a pasar un test. Es el procedimiento más claro y sencillo. Vamos a ver: Uno. La cuestión fundamental que usted desea consultarme es a) un contrato de arrendamiento; b) una constitución de sociedad anónima; c) ... oiga, no se marche. ¿Hay repesca?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989