Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Etiopía asegura que los golpistas han sido abatidos

Addis Abeba / Nairobi

El presidente de Etiopía, Mengistu Haile Mariam, se dirigió ayer ala nación por radio y televisión para informar sobre el fracaso de la intentona golpista ocurrida el martes. "Me siento orgulloso de decir que mis hombres de la 11 División Armada, con base en Eritrea, han abatido a los oficiales rebeldes y a sus cómplices", afirmó el dirigente, vestido con el uniforme de comandante en jefe del Ejército.Mengistu se refería a las tropas rebeldes que se acantonaron en Asmara, capital de Eritrea y la segunda ciudad en importancia del país. También hubo combates en Harar. La intentona golpista se inició en Addis Abeba, pero las tropas gubernamentales leales lograron hacerse pronto con la capital del país tras dar muerte a dos de los dirigentes del fracasado golpe.

Radio Asmara, una vez liberada de los golpistas que la ocuparon el jueves, informó que en los combates habidos en esa ciudad las tropas leales han dado muerte a seis generales amotinados.

Horas antes del discurso del presidente, el Frente Popular para la Liberación de Eritrea (FPLE), la guerrilla que lucha por la independencia de la provincia de Eritrea, al norte de Etiopía, proclamó una tregua de dos semanas para apoyar a las tropas regulares que se habían rebelado en el norte del país contra el régimen militar que encabeza Mengistu.

Fuentes diplomáticas en Nairobi, capital de la vecina Kenia, afirmaron que los sublevados pretendían poner fin a la larga guerra que las fuerzas de Mengistu mantienen contra los secesionistas de Eritrea y contra quienes luchan para derrocar el actual régimen en la vecina provincia de Tigray.

Secesionistas

"Los intentos de los oficiales rebeldes de establecer relaciones con los secesionistas de Eritrea, cuyo fin es desmembrar la nación y violar su integridad territorial, son particularmente despreciables", afirmó Mengistu en el mensaje al país.El ministro de Defensa, Haile Giorgis Habte Maria, víctima de los ataques de los soldados rebeldes, que inútilmente trataron de convencerle para que se uniera a ellos, fue enterrado ayer en Addis Abeba con todos los honores militares. Mientras tanto, la radio oficial informó de la detención del ministro de Industria, Fanta Belai, por su participación en la intentona.

Según la guerrilla eritrea, que lleva 28 años luchando por la independencia de la provincia, las 12 divisiones que el Ejército mantiene estacionadas en el norte del país apoyaban la intentona golpista, ocurrida cuando el presidente se hallaba de visita oficial en la República Democrática Alemana.

El representante del FPLE en Jartum manifestaba ayer su esperanza de que el alto el fuego proclamado por su grupo condujera a la ansiada independencia para la provincia eritrea. "El FLPE apoya plenamente al movimiento contra el Gobierno", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989