Salas propone modificar los estatutos para la presencia de Hersant en el consejo

La guerra por el control de un paquete importante del Grupo 16 comienza hoy. Su presidente, Juan Tomás de Salas, y todos los accionistas que no han aceptado las ofertas del grupo francés Hersant librarán en la segunda convocatoria de la junta de accionistas, anunciada para esta tarde, la primera batalla por el control del grupo editorial español. Los franceses aseguran tener en sus manos el 40%.

El Grupo 16 aborda hoy en la segunda convocatoria de la junta extraordinaria de accionistas la primera batalla para hacer frente a la entrada de los nuevos accionistas instrumentales del grupo francés Hersant. Su estrategia defensiva se apoya en dos puntos del orden del día.Uno de ellos someterá a aprobación la modificación de los estatutos de la sociedad matriz del grupo, Inpulsa, de tal manera que ningún accionista pueda vender títulos a terceros sin el consentimiento de la mayoría. El segundo punto propone la modificación del consejo rector de la sociedad: se sustituye el consejo de administración por un órgano rector compuesto por dos administradores únicos, que será ocupado por Juan Tomás de Salas y Carlos Bustelo, vicepresidente de Inpulsa desde el 12 de abril pasado. Con ambas medidas se impide, por un lado, el reconocimiento de las compraventas de acciones a Hersant, y por otro, al eliminar el consejo se evita la presencia de los consejeros que le corresponderían en la sociedad.

Nuevas compras

Si Juan Tomás de Salas consigue, sus objetivos, los representantes legales de Hersant tienen previsto iniciar de inmediato el proceso jurídico para impugnar la validez de la junta y conseguir su nulidad.A la primera convocatoria de la junta, concertada a las seis de la tarde de ayer, asistieron, por parte de los compradores, Javier del Moral Medina y José García Romeu, ambos representando cada uno 10 acciones. La falta de quórum canceló la cita para hoy, en que sí librará la gran batalla.

Los nuevos accionistas, que afirman llegar en son de paz e intenciones de negociar, dicen representar ya al 40% del accionariado. La circular del Ministerio de Economía de 12 de abril en la que se advertía de la posible ilegalidad de estas compras, ya que vulneran las leyes sobre inversiones extranjeras, no ha impedido que las sociedades instrumentales de Hersant continuaran comprando participaciones hasta superar el 40%. Todo ello dentro de la más escrupulosa legalidad y con la venia de los notarios.

La mayoría de las compras se han efectuado a través de las sociedades Compañía Española de Prensa, SA (Cepresa), cuya mayoría ostenta la sociedad Socopress, que preside el francés Yves de Chaisemartin; Periódicos Regionales de Provincias, SA (Peprosa); Lacalde, SA, participada de Cepresa, y Editorial Suplementos de Prensa, SA.

La defensa del control de la sociedad matriz del grupo que preside Juan Tomás de Salas se encarna en la sociedad Grupo Altaya, constituida el 6 de abril, justo el mismo día que el hijo del fundador y entonces vicepresidente de Inpulsa, César Pontvianne, levantó el teléfono para comunicar a Salas: "Hemos vendido". Había vendido el primer paquete -un 9,17%, equivalente a 2.071 acciones, por 300 millones de pesetas- de la cascada sucesiva de ventas que le ha seguido, hasta traspasar un 40% del control de Salas, a los representantes de Hersant.

Entre el accionariado que agrupa Altaya con mayoría de Juan Tomás de Salas, sus propias acciones nominales y las que ha adquirido en las últimas semanas el equipo directivo -excluido Víctor Márquez Reviriego- de Cambio 16 a sugerencia del presidente, Tomás de Salas tiene la mayoría.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS