Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el cardenal Guiseppe Siri, cuatro veces candidato al papado

El cardenal italiano Giuseppe Siri, cuatro veces candidato al papado y feroz opositor a las reformas introducidas en la Iglesia durante el Concilio Vaticano II, murió ayer en Génova a los 82 años de edad. Siri había caído enfermo el mes pasado aquejado de molestias en el corazón y problemas circulatorios.De fuerte carácter conservador, Siri fue un firme candidato al papado cuando Juan XXIII fue elegido Papa. El Cardenal fallecido tenía entonces 52 años de edad. En el cónclave en el que se se eligió Papa a Juan Pablo II en 1978, Siri contó con el apoyo de cincuenta votos de la curia. Este fue el cuarto cónclave en el que Siri fue candidato al papado.

El teólogo romano Gianni Genari, de carácter progresista, declaró por aquellas fechas que si Siri hubiera sido elegido Papa habría sido una verdadera "desgracia" para la Iglesia, que hubiera podido provocar el abandono del ministerio de miles de sacerdotes de todo el mundo.

Giuseppe Siri se opuso vigorosamente a las reformas introducidas bajo el papado de Juan XXIII por el Concilio Vaticano II, en los años sesenta, para modernizar la iglesia Católica. En aquella ocasión, se dijo que Siri había afirmado que la Iglesia tardaría muchos años en recuperarse de esta reforma.

Recientemente fue objeto de una gran controversia cuando declaró públicamente a unos periodistas que la enfermedad del SIDA era un "castigo divino".

Nacido en Génova en el seno de una familia trabajadora, Siri fue ordenado sacerdote en 1928. En 1944 fue nombrado obispo titular de Liviade y dos años después fue arzobispo de su ciudad natal hasta julio de 1987, cuando el Papa aceptó su dimisión, presentada por razones de edad. Fue nombrado cardenal en 1953 y llegó a ser presidente de la Conferencia Episcopal italiana de 1954 a 1965.

A pesar de ser un fiero oponente de los partidos de izquierda y de recomendar a los fieles sobre a qué partido debían votar en las elecciones, habló frecuentemente en defensa de los trabajadores de todo el mundo y en múltiples ocasiones intervino como mediador en conflictos laborales locales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 1989