Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Presos de concienciaSINGAPUR

Kevin Desmond de Souza

Graduado en leyes de 26 años de edad, Kevin Desmond de Souza, premanece detenido desde el 19 de abril de 1988 en virtud de la ley de Seguridad Interna (LSI), que autoriza la detención por tiempo indefinido sin cargos ni juicio.De Souza fue detenidojunto a otras nueve personas, el 19 de abril, un día después de haber distribuido un comunicado de prensa en el que rechazaba categóricamente las acusaciones de haber participado en una conspiración marxista para derrocar al Gobierno de Singapur y donde daba detalles de los malos tratos que algunos de ellos habían sufrido durante su reclusión.

Veintidós personas, entre las que figura Kevin de Souza, habían sido detenidas en los meses de mayo y junio de 1987, en virtud de la LSI, por su presunta participación en la conspiración. Poco después, los presos confesaron tal participación en un programa de televisión. Estas declaraciones, al parecer, fueron hechas después de que fueran sometidos a malos tratos durante los interrogatorios y se manipuló el texto antes de su transmisión. Amnistía Internacional los adoptó como presos de conciencia.

A finales de 1987 todos los acusados de conspiración habían sido puestos en libertad, a excepción de Vincent Cheng, el presunto cerebro, que aún sigue recluido.

En mayo de 1988, Kievin de Souza presentó un auto de hábeas corpus ante el Tribunal Supremo de Singapur para impugnar la legalidad de su nueva detención y encarcelamiento. Su solicitud fue denegada. Apeló la decisión ante el Tribunal de Apelación de Singapur, el cual decretó su excarcelación, junto con la de otros tres presos, que también habían presentado autos de habeas corpus. Sin embargo, todos ellos volvieron a ser detenidos de inmediato.

Rogamos envíen cartas cortésmente redactadas, pidiendo su libertad inmediata e incondicional, a: The honorable Lee Kuan Yew, prime minister, Office of the Prime Minister. Istana Annexe. Orchard Road. Singapur 0922.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 1989