Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Torrelavega compra dos pisos propiedad de 'camellos'

El alcalde de Torrelavega, el socialista José Gutiérrez Portilla, ha decidido poner fin a las movilizaciones populares contra la venta de droga en el populoso barrio de Nueva Ciudad, donde residen 8.000 personas, mediante el expeditivo procedimiento de adquirir los dos pisos habitados por los camellos traficantes y de los que ellos mismos son dueños.

Gutiérrez Portilla recordó ayer a este periódico que hace unos años tuvo, en la escalera de su propio domicilio en calle Cotero, 17, una experiencia parecida. "Había en régimen de alquilado un individuo dedicado a la venta de droga, y todos los vecinos, obstinadamente, presionamos al dueño hasta conseguir que le rescindiera el contrato".Las movilizaciones de los vecinos de Nueva Ciudad no cesan desde hace días. El domingo día 9, unas 1.500 personas se manifestaron por las calles para mostrar su repulsa contra el tráfico de drogas en el barrio; al día siguiente, una representación encabezada por el alcalde acudía a la Delegación del Gobierno en demanda de medidas para acabar con la situación, y el martes, 300 personas se situaban ante los juzgados para promover una pitada en demanda de una legislación más radical contra los comerciantes de la droga.

Torrelavega tiene unos 60.000 habitantes, y el presupuesto municipal asciende a 3.050 millones de pesetas. De esta cifra, por decisión del alcalde, se obtendrán los millones precisos para desalojar a los camellos de los pisos que ocupan en la calle Ruesga, 6, 12, y plaza de Mauro Muriegas, 7, también P.

La actividad de estos quinquis vendedores de estupefacientes había crecido últimamente tanto que algunos vecinos refirieron al alcalde que habían contado hasta 60 visitas al día de personas en demanda de droga.

Muchas de las personas que acuden a estos pisos proceden de provincias limítrofes, y algunas, acuciadas por el síndrome de abstinencia, se pinchaban al salir a la calle, lavando sus jeringuillas en la fuente pública.

Tres de los camellos de Nueva Ciudad fueron recientemente detenidos por orden judicial; otros dos, precisamente los dueños de los pisos, se encuentran huidos tras haber promovido algunos incidentes. "Corremos el riesgo de que, cuando se haya hecho la operación, se instalen en otros puntos de la ciudad, pero les perseguiremos donde quiera que se encuentren".

Una agencia inmobiliaria ha recibido ya del Ayuntamiento de Torrelavega, según la población de Cantabria, la orden de llevar a cabo la operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de abril de 1989