Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos del pintor Manuel Ángeles Ortiz regresan a Granada

Los restos del pintor de la generación del 27 Manuel Ángeles Ortiz fueron inhumados el pasado lunes en el cementerio municipal de Granada, conforme a su deseo, cinco años después de su fallecimiento en París, a los 89 años de edad. Isabel Clara Ángeles, hija del artista y ahijada de Federico García Lorca, aseguró que su padre, ya enfermo, le confesó: "El día en que muera no quiero quedarme en Francia, aquí me voy a aburrir muchísimo. Quiero irme a mi tierra, a Granada".El cadáver fue enterrado en una tumba, junto a un olivo, contigua a la que guarda los restos del escritor Angel Ganivet. "Habrá que poner geranios porque le encantaban", dijo su hija. Para el alcalde de la ciudad, Antonio Jara, el lunes fue un día "especialmente feliz. La vuelta de Manuel Ángeles es uno de los acontecimientos culturales más importantes. Difícilmente Granada puede ser el referente cultural del sur de España sin cubrir ciertas exigencias del guión".

"Cuando en 1981 fue nombrado hijo adoptivo de Granada", añadió el alcalde, "dije que formaba parte del paisaje de la ciudad, y ahora más que nunca. Pietóricamente, siempre perteneció a este paisaje, y hoy, con alegría, porque también cabe la alegría, Manuel Ángeles se integra al paisaje físico de Granada".

Por su parte, la escritora Antonina Rodrigo, autora de una biografía del pintor, evocó que Manuel Ángeles, "pese a haber vivido más de 30 años fuera de Granada, cuando regresó nos enseñó una ciudad extraordinaria, la suya, la que había vivido con Federico, sin haber perdido el genuino localismo granadino". La escritora recordó que Rafael Alberti lo llamaba "Manolo el de la risa" por su modo de reír "tan personal, de ruiseñor".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de abril de 1989