Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en México, un 'supercapo' del narcotráfico

México / Washington

El mexicano Miguel Ángel Félix Gallardo, acusado de ser uno de los mayores traficantes de cocaína del mundo y de estar vinculado al asesinato de un agente de la agencia antinarcóticos de EE UU (DEA), fue detenido en la noche del sábado en Guadalajara, 500 kilómetros - al este de la capital. En la batida contra el narcotráfico fueron detenidas otras cinco personas, interrogados varios altos dirigentes políticos y el Ejército tomó el control de un cuartel policial y de una cárcel como medidas preventivas.

Los dos jefes policiales detenidos en el curso del operativo son el director de la policía judicial del Estado de Sinaloa, Arturo Moreno Mendoza, y el director de la policía preventiva del mismo Estado, Roberto Pierre Lizárraga Coronel. Ambos han sido acusados de prestar protección a Félix Gallardo. Igualmente, otras tres personas fueron detenidas en el mismo operativo, acusadas de lavar dinero proveniente del narcotráfico.Félix Gallardo, de 43 años, está considerado el principal intermediario del cártel de Medellín colombiano para el envío de cocaína a Estados Unidos y era buscado desde hace nueve años por las autoridades mexicanas y de Estados Unidos. Según la policía, está involucrado en el secuestro y asesinato en marzo de 1985 del agente de la DEA norteamericana Enrique Camarena, y su piloto mexicano, Alfredo Zavala. El asesinato de Camarena después de un mes de secuestro en Zamora, cerca de Guadalajara, provocó el deterioro de las relaciones entre México y EE UU, que acusó a las autoridades del vecino país de no haber hecho lo suficiente para encontrar y liberar a su agente, nacido en México pero nacionalizado estado unidense.

El narcotraficante fue detenido sin oponer resistencia en una lujosa villa de un barrio residencial de Guadalajara, en presencia del ministro federal adjunto encargado de la lucha contra la droga, Javier Coello, quien dirigió la operación relámpago contra el grupo. En la residencia, donde estaba con su mujer y dos hijos, se encontraron 40 gramos de cocaína, abundante armamento y granadas y un moderno equipo de telecomunicaciones. Félix Gallardo fue llevado de inmediato a Ciudad de México, donde fue interrogado durante todo el fin de semana.

Varias altas personalidades del Estado de Sinaloa, reputado como la capital de la droga en México, fueron interrogadas durante horas por el Ejército en la capital del Estado, Culiacán. Entre ellas se cuentan el alcalde de la ciudad, el ministro de Justicia del Estado y el jefe de investigaciones de la policía judicial del Estado.

Según la agencia de noticias mexicana Notimex, Félix Gallardo, originario de Culiacán, comenzó su carrera delictiva en 1970, y la primera orden de detención en su contra se dictó en 1971. Más tarde se le buscó en Estados Unidos, Colombia, Bolivia y Perú. El acusado, según medios policiales, llegó a controlar la mayor parte de la siembra, cultivo, cosecha y tráfico de droga en México.

México ha aumentado el presupuesto de la policía antinarcóticos hasta 53 millones de dólares anuales y ha involucrado al Ejército en esta misma lucha, vital para sanear las relaciones con Estados Unidos.

Plan de EE UU

Por otra parte, en Washington, el máximo responsable de la lucha contra la droga en Estados Unidos, William Bennett, anunció ayer medidas para atajar la ola de violencia relacionada con el tráfico de estupefacientes en la capital norteamericana que, dijo, "es un problema que empeora".

Bennett anunció un programa variado de medidas que van desde la creación de una fuerza especial antidroga, de 57 personas (25 de ellas del FBI) al desarrollo del deporte entre los jóvenes de los conjuntos de viviendas marginales. El plan prevé la construcción de nuevas prisiones. Washington es la capital de la droga y el crimen en EE UU, con 135 muertes -la mayor parte vinculadas al tráfico de estupefacientes desde comienzos de este año, subrayó Bennett.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de abril de 1989

Más información

  • La operación lleva a la cárcel a dos altos jefes policiales del Estado de Sinaloa