FERIA DE SEVILLA

Triunfo de Mazcuñan en Valencia

El novillero de la escuela taurina valenciana Jorge Mazcuñán, que debutaba con caballos, fue el triunfador del festejo celebrado ayer en Valencia al cortar la única oreja de la tarde. Mazcuñán dió la vuelta al ruedo en su otro enemigo. Se lidiaron cinco novillos del marqués de Domecq, mansos, y uno, el cuarto, de Pérez Angoso. Víctor Manuel Blázquez fue ovacionado en su lote y Ramón Escudero tuvo vuelta y ovación.Los novilleros que actuaron en Barcelona fueron incapaces de obtener trofeos. La culpa fue de la mansedumbre de los novillos, que se limitaron a defenderse en el último tercio imposibilitando la labor de los diestros. Se lidiaron cuatro novillos de los herederos de Francisco Rivera y dos, primero y tercero, de El Jaral de la Mira. Ángel Lería fue ovacionado tras la muerte a los toros GONZALO ARGOTE, Sevilla. Ir a los toros en Sevilla. ¿Desde dónde? ¿A qué sitio? No se puede ir con prisas. También la aproximación a la plaza tiene su rito. No es lo mismo ir a pie que en tracción de sangre o mecánica. En esta última pasaremos indemnes. No nos quedará ninguna huella.

¿Desde dónde? Para ir a la plaza se pueden elegir varias rutas entrañables. Elijamos en esta ocasión la de la calle Betis, en Triana. Triana es el Parnaso del toreo. Desde allí, antes de marchar, elevemos la mirada hacia la Maestranza. La fascinación no debe impedirnos partir. Seamos prudentes en la observación del paisaje urbano. Si derivamos la mirada hacia la derecha nos vamos a topar con la Torre del Oro, con el palacio de San Telmo, el de los Montpensier, la segunda corte del XIX. ¡Y la Giraldal Si a la izquierda, el puente de Triana, el que atraviesa El Cachorro añotras año, desde 1682, en que lo talló Ruiz-Gijón. El que traspuso, en tantas tardes de gloria inmarcesible, la figura descuadernada y épica de Juan Belmonte.

Partamos con sosiego, como es el toreo. Hagamos el propósito, no obstante, de volver otro día para devorarnos en el caserío, bien entretenido, del XVIII. Ya estamos en el Altozano. Nos sorprenderá el monumento de Venancio Blanco al Pasmo de Triana. A caballo entre la abstracción y el realismo será chusco comprobar las encontradas reacciones que suscita. En la misma boca del puente, un minúsculo pero entrañable edificio vigía, que otrora fuera estación del vapor de la línea Sevilla-San-Lúcar. ¡Qué donaire!, ¡qué salero! Es que Triana ha sido siempre muy marinera.

Al cabo del puente ya estamos en Sevilla. Sí, no se asombren los forasteros. Los trianeros todavía dicen: "Tengo que ir a Sevffla".Ya entramos en El Arenal, uno de lo barrios toreros de Sevilla. La Alameda, San Bernardo y Triana completan la cuadrilogía del toreo en la Sevilla urbana. Ya, en el Baratillo, tenemos varias opciones para entrar a la Maestranza. Para recibir la primera impresión hagámoslo, sin duda, por la Puerta del Príncipe. Corrida y Giralda ¿Desde dónde vamos a ver los toros? Si queremos, desde nuestro asiento, hacer doblete: sentir la corrida y admirar la Giralda, vamos a colocarnos un poquito altos: en el sillón de tendido o en la delantera de palco, naturalmente de sombra. Desde allí, según los grabados del XVIII, se dominaba no sólo la Giralda, sino la catedral entera. Cuidemos de no ponernos muy cerca de la música, pues aunque a la banda del maestro Tejera da gloria oírla, la excesiva cercanía nos impediría apreciar sus calidades. Los comentarios con nuestro vecino de localidad en voz baja. En la Maestranza se habla, como en misa, lo imprescindible y bajito. Advertiremos que nada rompe la armonía de la plaza. No hay un solo anuncio. Deberían prohibirse también las pancartas. Hay razones estéticas de superior orden que así lo aconsejan,

la derecha de tu localidad veras el palco real. Existía una hermosa tradición que convendría restablecer. Cuando las personas reales no honraban con su presencia el espectáculo, se colocaba un magno retrato del hermano mayor de la Maestranza presidiendo la corrida. Durante muchos años tal cargo recayó en el rey. En el museo, que acaba de inaugurar la Corporación, existe el retrato bajo dosel de Fernando VII que se utilizaba para presidir las corridas. Ya suena el clarín. Ya empieza el sacrificio. de sus enemigos. Manolo Porcel vió silenciadas sus dos faenas y el francés Bernard Marsella no pudo reeditar su triunfo de hace quince días y tuvo división y palmas.

Tampoco hubo trofeos en Palma de Mallorca, donde los subalternos Joaquín Pedro Parera y Federico Gómez, ambos de la cuadrilla de Marco Girán, sufrieron puntazos de pronóstico leve. Se lidiaron novillos de la viuda de Cándido García, con trapío y juego desigual. Julio Norte dió vuelta al ruedo en sus dos enemigos, el venezolano Marco Girán tuvo silencio en los dos, y Juan Carlos Lima, que sustituía a Ignacio Martín, palmas y ovación.

En Berja (Almería), salió a hombros tras cortar dos orejas el novillero Luis Alfonso Reyes. Juan Pedro Galán cortó una oreja y Pedro Pérez Chicote tuvo silencio y ovación. Se lidiaron cuatro novillos de Pérez de la Concha y dos de Francisca Romero.

Suspensiones

El mal tiempo en toda España obligó a la suspensión de varios de los festejos previstos para ayer. La corrida de toros de la feria de Sevilla anunciada para anteayer, sábado, y que debido a la lluvia fue aplazada para ayer por la mañana, fue suspendida definitivamente por la misma causa. El cartel lo componían Julio Robles, José Antonio Campuzano y Fernando Cepeda, que iban a lidiar toros de Ramón Sánchez.La lluvia obligó a suspender también la corrida de Las Ventas, que ha quedado aplazada con el mismo cartel hasta el próximo sábado. Estaban anunciados Manuel Cascales, Luis Cancela y El Boni, con toros de Félix Hernández. Igual suerte sufrió la corrida de Andújar (Jaén), en la que iban a actuar Fernando Lozano, Rafi Camino y Niño de la Taurina, con toros de Alcurrucen. Las novilladas picadas que se iban a celebrar en Albacete, Salamanca y Calatayud (Zaragoza) también fueron suspendidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de abril de 1989.