Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TERORISMO Y NEGOCIACIÓN

Los partidos vascos recalcan la necesidad de oponerse al chantaje 'etarra'

Los partidos vascos, salvo HB, fueron unánimes ayer en responsabilizar a ETA de la ruptura de las conversaciones y se ratificaron en la necesidad de mostrarse firmes en la defensa de los principios democráticos frente al chantaje terrorista. Fuentes conocedoras del proceso negociador manifestaron a EL PAÍS, en Bilbao, su convencimiento de la inmadurez de la organización terrorista para afrontar el fin de su existencia. "Aún no están en condiciones de abordar un diálogo que no comporte negociaciones políticas", añadieron.El vicelehendakari y secretario general de los socialistas vascos, Ramón Jáuregui, afirmó, tras conocer el comunicado etarra, que "un tercer intento de conversaciones sería ímposible", y agrego que, a partir de ahora, "difícilmente un Gobierno democrático va a tener posibilidades políticas de poder recuperar un proceso de diálogo para encontrar un final a la violencia". Jáureguí agregó que ETA está eliminando cualquier solución que no sea la de la represión policial.

El Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) hizo pública una nota en la que señala que "el pueblo vasco es consciente de los esfuerzos que hasta el último momento ha venido relizando el gobierno de acuerdo con los partidos políticos democráticos para tratar de impedir la ruptura de la tregua".

Joseba Egibar, portavoz del PNV, señaló que "a partir de hoy [por ayer] podemos esperar lo peor". "La última esperanza", añadió, "radicaba en el saber hacer del Gobierno argelino, pero desgraciadamente parece que este intento no ha cuajado".

Inaxio Oliveri, secretario general de EA, declaró que su partido desea que se aclare "hasta sus últimas consecuencias" la confusión existente sobre los diferentes comunicados de ETA y del Gobierno.

Koro Garmendia, vicesecretaria general de Euskadiko Ezkerra (EE), indicó: "No podemos caer en el juego de pensar que la responsabilidad puede ser de alguien más que de ellos. Creo que está claro", añadió, "que ETA ha decidido no respetar la voluntad mayoritaria de este pueblo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de abril de 1989