Se derrumbó la torre Cívica de Pavía, símbolo románico de la ciudad italiana

Dos muertos y 15 heridos a consecuencia del siniestro

La torre Cívica de la bellísima ciudad italiana de Pavía -en la región de Lombardía, a 50 kilómetros de Milán-, de 79 metros de altura, se derrumbó ayer de repente, pocos minutos después de las nueve de la mañana, causando dos muertos y 15 heridos. La torre románica, del siglo XI, era el símbolo de la ciudad, ya que era perceptible desde cualquier ventana; de ahí el que se dijera que los habitantes de Pavía "nacían y morían contemplando el monumento", que estaba allí siempre vigilante, como un ángel protector de todos.

Un testigo ocular, que estaba en aquel momento al lado del monumento -contiguo a la catedral, de 1488- y que se salvó porque pudo escapar y cobijarse bajo un automóvil, ha contado que primero empezaron a caer algunos trozos de piedra, después se oyó como un trueno que resonó en todo el centro histórico y en seguida "nos vimos", dijo, "envueltos en una nube de polvo".El espectáculo que se presentaba ayer a los ojos de la gente era desolador: una montaña de ruinas de varias decenas de metros de altura, que habían cubierto la calle, automóviles y algunas tiendas adyacentes. Y la ciudad, como "desnuda y solitaria", sin su torre de toda la vida.

Dos mujeres -una de ellas, la propietaria del quiosco de periódicos de la plaza, que estaba al lado de la torre- murieron en el acto. A una tercera la sacaron de entre los escombros. En total fueron 15 los heridos. De Milán llegaron refuerzos de bomberos, y de Vérgamo, una unidad de perros especializados en estos casos, para descubrir personas aún enterradas bajo los escombros.

Causa desconocida

La causadel desplome repentino de la torre aún no se conoce. Ayer, las hipótesis eran dos: que podía haberse tratado de un problema de los cimientos como ocuirrió en 1902 con la torre de la basílica de San Marcos, o bien de un fallo en la estructura a mitad de la torre. Lo cierto es que nadie hubiese pensado en una tragedia semejante. En realidad, el monumento estaba vaillado, pero porque se estaban realizando "obras de retoques estéticos", como ha afirmado Gianni Grieco, concejal de Obras Públicas. Al lado de la torre famosa había surgido, formando casi una unidad, la actual catedral, en 1488, por deseos del cardenal Ascanio Maria Visconti. La catedral surgió en el lugar don de se hallaban antes dos basílicas románicas gemelas: la de San Esteban y la de Santa María del Pueblo. La obra no fue de fácil realización. El proyectista fue Giovanni Antonio Amadeo, a quien sustituyó después el mismísimo Bramante, y al parecer acabó dando una mano nada menos que Leonardo. Para que la torre pasase a ser parte del conjunto de la catedral, Pellegrino Tibaldi, en 1583, construyó en dicha torre la celda del campanario.

Por suerte, la catedral ha sido dañada sólo en parte, en su interior, según ha declarado el obispo de Pavía, Giovanni Volta, quien puso en seguida a disposición el obispado para las primeras ayudas médicas a los heridos, y que está convencido de que el milagro ha sido que 40 personas que estaban en ese momento oyendo misa en la catedral no les cogiera fuera en el instante del derrumbamiento de la torre.

Desprendimientos

Según otros testigos, muchos se salvaron porque, antes de caerse de golpe la torre, habían empezado a desprenderse trozos de pared, lo que asustó a la gente, que empezó a huir. Las autoridades de la ciudad han evacuado por precaución a los que viven en las casas contiguas a la catedral. Por el momento, todos los que se encuentran sin casa han sido instalados en la universidad.En un primer momento, la gente que se hallaba en sus casas o por la calle, oyendo el estampido que produjo la caída repentina de la torre, pensó que se había tratado de un terremoto. La magistratura ha abierto en seguida una investigación para examinar si ha podido haber responsabilidad, y de qué tipo, en el trágico desmoronamiento de la torre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS