Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITAS CON LAS URNAS EN EUROPA

Gran avance de la extrema derecha en los comicios locales de Austria

El Partido Liberal de Jörg Haider, el Le Pen austriaco, fue el gran ganador de los comicios celebrados ayer en tres provincias de Austria. El político de extrema derecha, que no descartó la posibilidad de ser el gobernador provincial de Carintia, apareció triunfante ante las cámaras de televisión acompañado de sus seguidores, que iban uniformados con bufanda azul, distintivo del partido. Haider, situado en la derecha más extrema del escenario político austriaco, logró quebrar la mayoría absoluta de la socialdemocracia en Carintia, y la del Partido Popular (OVP, conservador) en Salzburgo, ambas mantenidas durante 40 años.La gran derrota de los partidos de la coalición gubernamental austriaca podría llegar al remplazo del vicecanciller Alois Mock, el jefe del Partido Popular, que ha sido responsabilizado por altos funcionarios de su partido por la enorme pérdida del electorado. Mock, sin embargo, se desentendió de las críticas colocando distancia con las autoridades regionales.

Los cambios registrados en estas elecciones, con respecto a las de 1984, fueron: En Carintia la socialdemocracia perdió un 5,7%; el Partido Popular perdió un 7,3% y el Partido Liberal, de Haider, ganó un 13%. En Tirol, los conservadores perdieron un 15%; los socialdemócratas perdieron un 2,5% y el partido de Haider ganó un 9,6%. Finalmente, en Salzburgo, los conservadores perdieron un 6%, los socialistas perdieron un 4% y los liberales ganaron un 7,6%.

En el llamado superdomingo de las provincias de Salzburgo, Tirol y Carintia participaron 1,2 millones de electores, la quinta parte de la población de este país. En el escenario político de Austria, estos resultados significan, por una parte, la debilidad del Gobierno federal formado por la coalición entre los socialdemócratas, encabezados por el canciller Franz Vranitzky, y los conservadores de Alois Mock. En círculos del Gobierno en Viena, por otro lado, se habla de un solo tema: de cómo frenar la creciente y peligrosa popularidad del joven Jörg Haider, de 39 años, considerado como un extremista de derechas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de marzo de 1989