Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONCE congela las ganancias de los juegos del Estado, según Interior

Todos los juegos en España han incrementado su porcentaje de participación excepto los pertenecientes al Estado, que se han estabilizado. Este fenómeno se ha producido, según el secretario técnico de la Comisión Nacional del Juego, Santiago Mendioroz, "por el crecimiento del cupón de la ONCE", en competencia con aquéllos. Los juegos del Estado -loterías y quinielas- consiguieron que los españoles gastaran 330.000 millones de pesetas, mientras que invirtieron unos 240.000 millones de pesetas en probar suerte con el cupón de la ONCE.

Durante el pasado año los españoles gastaron 3.100.000 millones de pesetas en los distintos juegos, lo que supone un incremento del 6% respecto a las cifras de 1987.Dos terceras partes del total jugado en España en 1988 fue a parar a apuestas en máquinas tragaperras, que en sus tres modalidades alcanzaron una cifra de inversión por parte de sus usuarios de casi dos billones de pesetas. Este tipo de juego, según explicó Mendioroz, "no generan adicción en la juventud, ni crean adicciones a otros juegos".

Sólo contabilizando las cifras invertidas en las máquinas tipo B (recreativas con premio programado), instaladas en 202.056 negocios de hostelería se gastaron 1.766.750 millones de pesetas. Para calibrar la importancia de estas cifras, Mendioroz explicó que "hay que tener en cuenta que en España existen 240.000 bares, frente a los 30.000 del Reino Unido". Mendioroz también señaló que se dan casos de "apertura de bares no por el negocio hostelero, sino por las máquinas tragaperras".

Cantidades estimativas

Estas cifras son estimativas, ya que se carece de elementos precisos para calibrar el gasto; por ello, Interior obligará a los fabricantes a incorporar un contador que controle el número de apuestas y que, en consecuencia, suponga un mayor control fiscal del juego que más tienta a los españoles.

El subsecretario del Ministerio del Interior, Santiago Varela, explicó que sería conveniente una estabilización del juego en España, país que algunas estimaciones colocan en segundo puesto de la lista de países más jugadores, sóloprecedido por Filipinas. Para evitar "una expansión irracional", Varela señaló que se van a modificar los reglamentos de casinos, máquinas y bingos y se va a congelar la concesión de nuevos casinos hasta que se concluya la modificación del reglamento de estos locales. Las comunidades de Castilla-La Mancha, Asturias, Extremadura y La Rioja han solicitado ya abrir nuevos casinos.

La Comisión Nacional del Juego, según explicó Varela, dará cabida a la participación de las comunidades autónomas, incluidas las siete que tienen competencias exclusivas en la materia. Esta comisión abrió el pasado año 6.000 expedientes por infracciones.

En las máquinas de tipo A (recreativas sin premio), se gastaron 114.696 millones de pesetas durante el pasado año. En las de tipo C (recreativas sin premio programado), que se instalan en casinos, se gastaron 74.731 millones.

En los 22 casinos españoles se jugaron el pasado año 127.920 millones de pesetas, mientras que en las 604 salas de bingo la cantidad ascendió a 489.299 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de febrero de 1989

Más información

  • Los españoles se jugaron en 1988 más de tres billones de pesetas