Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El banquero Roberto Calvi murió asesinado, según la conclusión judicial

El banquero italiano Roberto Calvi, que fue encontrado muerto bajo el puente londinense de Blackfriars el 18 de Junio de 1982, no se suicidó y su fallecimiento fue probablemente debido a un crimen, según han concluidio los jueces italianos que llevan el caso en Milán.

Calvi, apodado El banquero de Dios por sus conexiones con el Vaticano, desapareció de Italia una sernana antes de morir, mientras esperaba conocer el resultacio de su recurso contra una sentencia carcelarla por tráfico de divisas.

La conclusión de los jueces sobre la muerte del que fuera presidente del Banco Ambrosiano se deriva de una demanda interpuesta por su viuda para obtener más de 4.000 millones de firas (340 millones pesetas) de una compañía aseguradora italiana en concepto de la póliza de seguros contratada por su marido. "La hipótesis de suicidio, aun cuando sea teóricamente posible, no casa después de un amplio análisis basado en elementos lógicos y fácticos", dicen los jueces.

El informe señala que Calvi debió llegar hasta el puente en una barca, acompañado de su asesino, y sostiene que el crimen debió producirse en la misma embaircación. Los jueces, sin embargo, no hacen ninguna especulación, sobre la identidad del asesino.

La policía londinense anunció ayer que pedirá a las autoridades italianas un informe sobre el veredicto de los jueces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989