Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado el general Álvarez Martínez

El general Gustavo Álvarez Martínez, ex jefe de las fuerzas armadas de Honduras, y su chófer fueron asesinatos ayer por un grupo de desconocidos que les dispararon cuando circulaban en automóvil por el noreste de Tegucigalpa. Horas más tarde, el Movimiento Popular de Liberación Nacional, Chinchoneros, se atribuyó el atentado e hizo un llamamiento al pueblo hondureño a iniciar la "guerra popular revolucionario.

Fuentes médicas informaron que el general Álvarez Martínez, de 52 años, recibió seis impactos de bala y murió antes de ingresar en el hospital, al igual que su conductor Modesto Amador. Testigos presenciales afirman que cinco o seis hombres que viajaban en una camioneta verde se abalanzaron sobre su coche con ametralladoras Uzi y dispararon a bocajarro. En el tiroteo fue herido un guardaespaldas del general que también se encontraba en el coche.Álvarez Martínez, fue jefe de las fuerzas armadas hondureñas de enero de 1982 al 31 de marzo de 1984. Entonces fue defenestrado abruptamente y expulsado del país con rumbo a Costa Rica. De allí se dirigió a Miami (Florida, EE UU), donde permaneció hasta su regreso a Honduras en 1988.

El fallecido general había sido sido acusado de estar ligado a violaciones de derechos humanos, era un ferviente anticomunista y proestadounidense. Durante el tiempo que estuvo al frente: del Ejército fue considerado el hombre más poderoso de Honduras y permitió el establecimiento en este país debases de rebeldes antisandinistas. Era partidario de una intervención armada en Nicaragua para acabar con el régimen "comunista" de ese país.En el comunicado enviado a la Prensa por los chinchoneros se afirma que Álvarez Martínez .además de haber llenado de luto, dolor y lágrimas infinidad de hogares de dignos patriotas, seguía siendo abanderado y ejecutor de la guerra sucia".

Álvarez Martínez hizo varias declaraciones a la Prensa en las que desmentía las acusaciones de que era responsable de la desaparición de más de 100 personas por motivos políticos. "Nunca di una orden arbitraria fuera de la ley-, el hecho de que estas cosas ocurrieran durante mi mandato no me hace responsable", había afirmado.

Según el movimiento izquierdista chinchoneros, el atentado fue realizado por el comando Lempira, que cumplió con "el deber revolucionario de reivindicar a los mártires hondureños y centroamericanos caídos en la lucha por la liberación completa" de Honduras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de enero de 1989

Más información

  • Los 'Chinchoneros' se adjudican la muerte del ex jefe del Ejército hondureño