Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Akihito promoverá la paz y el bienestar humano

Akihito, el nuevo emperador japonés, declaró ayer en su primer discurso oficial en el Palacio Imperial de Tokio que los principales objetivos de su mandato son promover la paz mundial y el bienestar humano. Durante la lectura de su discurso, que duró apenas tres minutos, Akihito estuvo acompañado por su esposa, la emperatriz Michiko, vestida de riguroso luto y con el rostro cubierto con un velo negro, en memoria del emperador Hirohito, fallecido el pasado día 7, a los 87 años, de cáncer en la zona del duodeno.

El acto de ayer, denominado sokuigo choken no gi (primer audiencia con los representantes del pueblo), reunió a 238 representantes del Gobierno, el Parlamento, el Tribunal Supremo y los medios económicos, culturales y sociales de Japón, así como a 12 miembros de la familia imperial, incluido el príncipe heredero, Hiro. Es de resaltar la presencia de las esposas de los invitados a la ceremonia oficial, en contraste con lo ocurrido en la toma de poder de Hirohito, en 1926.A las breves palabras del emperador Akihito siguieron las del primer ministro, el liberal Noboru Takeshita, que recordó el profundo pesar y las plegarías del pueblo por el emperador fallecido. Takeshita subrayó su compromiso y el del pueblo de Japón por contribuir, de acuerdo con la Constitución y el símbolo de unidad del pueblo que constituye la figura del emperador, a abrir Japón hacia el mundo, "en pro de la causa universal de la paz y del bienestar social".

Entre tanto, en Tokio han comenzado los preparativos para los funerales de Estado de Hirohito, previstos para el 24 de febrero, que congregarán en la capital japonesa a monarcas, presidentes, primeros ministros y ministros de Asuntos Exteriores de todo el mundo. Sin embargo, ante las reticencias de algunos Estados a enviar representantes al. más alto nivel por el papel que tuvo Hirohito en la II Guerra Mundial, fuentes del Ministerio de Exteriores japonés dijeron que no esperaban convertir el acto en una especie de funeral diplomático.

Por otra parte, el Gobierno japonés estudia la posibilidad de aplicar tina amnistía general con motivo del funeral del emperador Hirohito. Quedan por determinar qué tipo de presos o condenados podrían beneficiarse de esta medida y si ésta se aplicará a personas condenadas por delitos en la Administración. Entre estos últimos casos destaca el del ex primer ministro Kakuei Tanaka, condenado por haber aceptado un soborno de dos millones de dólares de la firma aeronáutica estadounidense Lockheed durante su mandato, en 1972.

En el mundo de los negocios, la Bolsa de Tokio -que cerró el sábado,- experimenté ayer la subida más importante de los últimos 11 meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 1989

Más información

  • El Gobierno japonés prepara una amistía