Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

49 países firman la convención contra el narcotráfico en Viena

Plenipotenciarios de 49 países firmaron ayer en Viena la Convención contra el Tráfico ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas auspiciado por las Naciones Unidas. Algunos países que habían enviado plenipotenciarios, como Francia y Holanda, no firmaron el documento por no permitírselo su legislación interna, pero aseguraron a este enviado especial que no aplazarían la firma más allá de los trámites a los que les obliga su ordenamiento jurídico.

En opinión de los expertos, lo importante es el consenso entre países productores y consumidores y que esto haya permitido la aprobación de la Convención. Sin embargo, en cuanto a los aspectos técnicos, existen dudas sobre la redacción de algunos apartados debido a su deliberada ambigüedad.Al margen de la cuestión de la penalización del consumo -el ya famoso párrafo segundo del artículo tercero, que en opinión de algunos juristas tiene una redacción contradictoria que incluso podría ser considerada antinómica- el tema de la soberanía, recogido en el artículo dos, introducido originalmente por México y finalmente redactado en base a una propuesta norteamericana, ha dejado algo diluida la inicial propuesta de convertir el narcotráfico en un delito internacional.

La delegación norteamericana, a la que se habían unido altos cargos de la Administración, entre ellos el fiscal general (ministro de justicia), Richard Thornburgh, y el director de la Agencia Antidroga (DEA), John Law, ofreció una conferencia de Prensa ayer por la mañana en la que Thornbourgh mostró su satisfacción por el convenio y aseguró que se trata de "un gran paso adelante en la cooperación internacional para luchar contra el problema de la droga". En su opinión se ha conseguido un efectivo instrumento contra el narcotráfico, si bien mostró su decepción por que en el tema de las extradiciones no se hubiera podido llegar más lejos, y pidió a la banca de Suiza que colabore contra el narcotráfico y permita que se investiguen las cuentas corrientes de los sospechosos de blanquear dinero de la droga.

Por parte española, el documento fue firmado por el delegado del Gobierno para el Plan Nacional para la droga, Miguel Solans. En la delegación española se encontraba también el fiscal contra la droga, José Aparicio.

Fuentes de Naciones Unidas aseguraban ayer que el sistema desarrollado por el Gobierno español para la lucha contra la droga será utilizado como uno de los modelos a adoptar por los países firmantes del Convenio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 1988

Más información

  • Consenso entre productores y consumidores