Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaruzelski considera insostenible la posición del partido en la sociedad

El jefe del Estado de Polonia, Wojeiech Jaruzelski, calificó ayer de insostenible la posición actual del partido comunista (POUP) en la sociedad polaca, anunció cambios en el Comité Central para eliminar obstáculos a la reforma del sistema y aseguró que cuenta con "la confianza y amistad" del máximo dirigente soviético, Mijail Gorbachov.

El líder polaco pronunció ayer un discurso ante el Comité Central dirigido claramente a buscar apoyos fuera de este órgano para romper la resistencia de los sectores obstruccionistas en el partido, y dejó claro que el momento político es "crucial" para el futuro de Polonia.El jefe del Estado polaco y máximo dirigente del POUP atacó con mayor dureza a los contrarios a la reforma del partido que a la propia oposición, si bien aseguró que la estabilidad es de máxima prioridad para los cambios.

Respecto al pluralismo sindical, el secretario del comité central y miembro del buró político del POUP, Marian Orzechowski, señaló que las limitaciones actuales a la actividad sindical se deben al temor, aún vigente, de que se produzcan conflictos y actividades antiestatales en las empresas y que "hay muchos argumentos contra un sistema sindical pluralista".

La última palabra

No obstante, Marian Orzechowski añadió que "no se ha dicho aún la última palabra" sobre la organización de los sindicatos bajo el socialismo. Orzechowski manifestó: "Hay que reconocer la existencia en el sistema de la oposición constructiva, que acata la Constitución y se guía por el bien del Estado, y emplazarla a distanciarse de la oposición destructiva, financiada por el exterior".

Marian Orzechowski insiste así en la teoría de las dos oposiciones, que, según medios de Solidaridad, busca la división del movimiento independiente de oposición.

El sector contrario a las reformas y al diálogo con la oposición está presentando batalla con mucha mayor dureza de lo esperado. El pleno comenzó ayer, con más de un mes de retraso, y no concluirá hoy, como estaba previsto, sino que continuará en enero, según anunció el propio Wojciech Jaruzelski, con un fuerte indicio de graves controversias en su seno.

El buró político declaró antes del pleno que no habrá retroceso en la "línea política de diálogo y entendimiento", y que los límites impuestos a la misma son el predominio de la propiedad social de los medios de producción, la permanencia de Polonia en la comunidad socialista y sus alianzas políticas, la garantía de la seguridad del Estado y el papel constitucional -es decir, dirigente del partido en la sociedad".El POUP se debate, como los partidos en los países hermanos, en el dificil dilema entre la necesidad reconocida del pluralismo y su temor a que, sin una hegemonía fijada constitucionalmente, su permanencia en el poder sea efímera.

Ataques a Jaruzelski

Jaruzelski manifestó ayer que dos encuentros consultivos habían precedido a la propia reunión plenaria. Por primera vez Jaruzelski reveló que está siendo objeto de ataques en el partido por su "entreguismo para con la oposición".La apertura de un diálogo con el sindicato legal Solidaridad, que vuelve a parecer inminente, y la reforma interna del partido comunista, que afecta personalmente a muchos funcionarios, encuentran una dura oposición en el aparato.Informaciones en la Prensa y en la televisión, que ayer señalaba que la mitad de los jóvenes están "en contra del papel dirigente del partido comunista en la sociedad", parecen formar parte de una ofensiva -coordinada, según fuentes de Varsovia, entre Jaruzelski y el primer ministro, Mieczyslaw Rakowski- para depurar el aparato, que se ha erigido en el gran freno de la reforma política. El buró político ha propuesto "la racionalización de puestos en el Comité Central".

El Comité Central comenzó el pleno, dedicado a su reforma interna, precedido por una declaración del buró político que supone una auténtica confesión de bancarrota política del partido.

"El actual modelo del partido está bajo fuertes presiones de todas las graves contradicciones no resueltas a tiempo". El partido ha convocado una conferencia ideológica para enero con el objetivo declarado de "crear condiciones para un mínimo de orden ideológico".

En la jornada inaugural del pleno del Comité Central del partido en Varsovia, Jaruzelski criticó a aquellos que le acusan de "entreguismo y de pactar con los enemigos".

El jefe del Estado y del partido criticó que unos le ataquen por implantar la ley marcial en diciembre de 1981, y otros, por favorecer la mesa redonda de diálogo con la oposición.

La "maldita muralla"

"Hay que derribar la maldita muralla que nos separa de las generaciones jóvenes", declaró Jaruzelski en uno de los muchos pasajes de su discurso que presentan un panorama desolador del partido.

Marian Orzechowski anunció la propuesta de crear estructuras horizontales en el partido comunista polaco, fórmula muy temida, dadas las dificultades de control directo y la tendencia a la heterodoxia.

Los intentos de crear este tipo de estructuras en 1981, con vínculos directos entre las asociaciones de base, fueron frustrados tras la aplicación de la ley marcial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 1988

Más información

  • El jefe del Estado polaco anuncia cambios en el Comité Central del POUP