Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno está dispuesto a reabrir todo el debate sobre su política económica

La ministra portavoz del Gabinete, Rosa Conde, anunció ayer que el Gobierno está "dispuesto a reabrir todo el debate" sobre su política económica. La portavoz expresó, al término del Consejo de Ministros, su temor de que la huelga general convocada para el próximo día 14 de diciembre "pueda ser violenta". Rosa Conde basó esta predicción en el hecho de que se puede entrar "en un proceso de crispación" y en que los que están montando las movilizaciones, dijo, "no saben adónde nos pueden llevar". La ministra advirtió en tono apocalíptico que "no se puede jugar con fuego, porque, al final, uno se quema".

Pese a estas pesimistas anticipaciones, la ministra señaló que prefiere "trabajar con la hipótesis de que no habrá finalmente huelga general". Aseguró también que el Gobierno "vuelve a poner sobre el tapete" el debate sobre su política económica, -pese a que el Ejecutivo "entiende que está haciendo que el país salga de un atraso secular". No obstante, y siempre según las manifestaciones de Rosa Conde, el Ejecutivo está "dispuesto a modificar los aspectos que racionalmente sean modificables" en puntos concretos de su legislación económico-social-laboral."El diálogo nunca se hace en la calle, sino en las mesas de negociación", dijo Rosa Conde, quien advirtió que "con posiciones altas (refiriéndose a los sindicatos) no se cambian las posiciones económicas y sociales de los gobiernos, sino que se cambian con el diálogo". El Ejecutivo, dijo, está "perplejo" ante las propuestas de los sindicatos, dado que desconocen las razones por la que se convoca una huelga general para el próximo día 14.

A pesar de todo lo antedicho, la portavoz expresó su convicción de que las movilizaciones no tendrán éxito, y rehusó especificar si habrá o no un plan especial de seguridad para esas fechas.

"Nuestra obligación es hacer una llamada a la responsabilidad de los trabajadores; el paro va a perjudicar al trabajador y a la situación económica actual de la sociedad", dijo Rosa Conde, quien rehusó entrar a debatir acerca de los sindicatos tienen alguna razón, aunque fuese parcial, en sus reivindicaciones: "Lo que el Gobierno dice es que la calle no es el sitio para entablar ningún tipo de negociación".

Huelga en la sanidad

El Ministerio de Sanidad y los sindicatos UGT y CC OO diferían ayer sobre la repercusión de la huelga convocada por ambas centrales en la sanidad pública. Mientras Sanidad apuntaba que paró un 3,8% de sus 123.620 trabajadores -lo que no incluye Andalucía, Comunidad Valenciana, Euskadi y Cataluña-, los sindicatos daban un porcentaje del 70% para toda España, informa Esta cifra no se refería al total de los trabajadores, sino a los excluidos de servicios mínimos. Euskadi y Cataluña no tenían ayer convocatoria de huelga.

Portavoces de UGT y de CC OO se quejaron de que los servicios mínimos en algunos centros habían llegado a movilizar al más del 50% de los trabajadores. Sanidad no dio cifras sobre los servicios mínimos implantados.

Portavoces de CEMTSATSE, central mayoritaria en este sector y ausente de la huelga, reconocieron que los servicios mínimos en el ámbito sanitario "son muy fuertes", y cifraron en un 4% el total de trabajadores que secundaron la huelga.

A mediodía de ayer se produjo una concentración de trabajadores de Sanidad ante este Ministerio en Madrid. La concentración interrumpió el tráfico pero no originó incidentes. Según CC OO, las regiones con mayor mayor seguimiento de la huelga fueron Galicia, Andalucía, Castilla y León y Madrid. La Administración aseguró que la mayor repercusión estuvo en León (20%), Guadalajara (8%), Baleares (7,24), La Coruña (6,5%), Burgos (6%), y Lugo (5,4%). Según Sanidad de 29.000 médicos pararon, 374 (1,2%), de 62.000 ATS y auxiliares de enfermería, lo secundaron 2.416 (3,9%) y de 33.000 no sanitarios, no trabajaron 1.906 (5,8%).

Asociaciones de consumidores y usuarios españoles ha exigido al Gobierno, ante la huelga del próximo 14 de diciembre, la adopción de unos servicios mínimos que garanticen el uso de los servicios esenciales (particularmente sanidad, transportes y comunicaciones). El presidente de la CEOE, Jose María Cuevas, declaró ayer a Radio Nacional que "deben evitarse los piquetes". El secretariado confederal de CC OO hizo pública ayer una nota en la qué afirma que "el nerviosismo del Gobierno crece en la misma medida en que se amplía y consolida la iniciativa sindical de un paro general de 24 horas".

Por otra parte, UGT, CC OO y la Unión Sindical Obrera (USO) presentaron ayer en el Registro del Ministerio de Trabajo y remitieron a la patronal CEOE-CEPYME los correspondientes preavisos de la huelga convocada para el próximo día 14 de diciembre. Los sindicatos esperan ahora que la Administración les convoque para negociar los servicios mínimos en los servicios públicos.

En estos preavisos, UGT y CC OO explican que el objetivo perseguido con el paro es "expresar el rechazo contra la política antisocial e insolidaria que está llevando a cabo el Gobierno y los empresarios".

El presidente de la Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), José Luis Alemany, anunció que su sindicato no apoya la huelga general del 14 de diciembre.

[La Delegación del Gobierno en Madrid comunicó ayer a los sindicatos UGT y CC OO que no autoriza ninguno de los tres recorridos alternativos previstos para la manifestación del próximo día 16 en Madrid por los problemas de tráfico que puedan producirse, informa la agencia Europa Press.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 1988

Más información

  • Rosa Conde teme que la jornada deol día 14 "pueda ser violenta"