Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cadáver de Cristina Onassis llega hoy a Skorpios

Los restos mortales de la multimillonaria griega Cristina Onassis, fallecida en las cercanías de Buenos Aires el pasado sábado, salieron ayer a primera hora de la tarde (hora local) de Argentina con destino a Suiza y Grecia, donde serán sepultados en la isla de Skorpios. [Un portavoz de la Fundación Onassis dijo ayer que Cristina Onassis será enterrada el viernes en Skorpios en un acto estrictamente familiar, informa Reuter]. Para poder permitir el traslado, las autoridades judiciales se aseguraron de que permanecerán en Argentina las vísceras necesarias para determinar la causa del edema agudo de pulmón, que provocó la muerte a Cristina. El examen de esas vísceras durará todavía unos 15 días.Después de todo un día de declaraciones contradictorias de unos y otros, incluidos los jueces encargados del caso, ayer salieron por fin de Argentina los restos de Cristina Onassis. El juez federal Alberto Piotti el martes decía unas veces que no tenía inconveniente en dejar salir el cadáver y otras, que habría que esperar el resultado del examen toxicológico de las vísceras. La noche del martes se presentó en el velatorio del arzobispado ortodoxo de Buenos Aires el ministro del Interior, Enrique Nosiglia, quien declaró que "esta fue una visita de carácter privado".

El prometido de Cristina

Al parecer, Nosiglia acudió al lugar por amistad personal con Jorge Tchomlekdjoglou. El matutino Clarín atribuye a Nosiglia una frase dirigida a quien la casi totalidad de los medios argentinos llaman "el prometido de Cristina". Según Clarín, Nosiglia le dijo: "Te aseguro que no va a haber problemas". Con o sin intervención ministerial, el hecho fue que, por fin, en la mañana de ayer, se trasladó el cadáver con un gran despliegue policial desde el arzobispado griego hasta el aeropuerto de Ezeiza, para embarcar el féretro en el vuelo regular de Swissair con destino a Zurich, tras escalas en Sao Paulo, Rio de Janeiro y Ginebra.La salida del furgón con el féretro del recinto del arzobispado fue dificultosa. Motos de la policía abrían el paso a la comitiva con cinco vehículos policiales y los acompañantes. Quedó cortado el tráfico en la avenida Figueroa Alcorta y los automovilistas impacientes hacían sonar las bocinas de sus vehículos. Había de reserva un furgón similar al que transportaba el féretro, en previsión de accidentes en el trayecto. El vehículo funerario llevaba al costado el nombre de la funeraria, con un árbol pintado como logotipo de la empresa. Las sirenas policiales sonaron y la comitiva se lanzó por la avenida Libertador hacia Ezeiza. En el avión que transporta el cadáver embarcaron la amiga de la fallecida, Marina de Dodero, y su marido, el ama de llaves griega, que la acompañaba siempre, el ex-marido francés Thierry Roussel y el hermano de Marina, Jorge Tchomlekdjoglou, que, según la prensa argentina, iba a casarse con Cristina dentro de dos semanas.

Estos 15 días es el tiempo que necesitarán ahora los forenses para el análisis de las vísceras. El matutino La Nación publicó ayer el texto de la primera autopsia. En el informe se pueden leer detalles como que el cadáver tenía "buen desarrollo óseo y muscular, en buen estado de nutrición; de talla 172 centímetros" y "peso en kilogramos 76".

Para responder a las preguntas planteadas por los jueces, ahora los forenses examinan cerebro, tronco, hipófisis, corazón, útero y anexos, suprarrenal derecha y médula ósea. Estudiarán además fragmentos de pulmones, hígado, riñones, bazo e intestinos delgado y grueso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1988

Más información

  • Prosigue el examen de las vísceras de la multimillonaria, fallecida en Buenos Aires