El Gobierno vasco mantiene como festivo el 5 de diciembre en lugar del día de la Inmaculada

La Consejería de Trabajo del Gobierno vasco mantiene la celebración de la festividad de la Inmaculada para el próximo día 5 de diciembre, a pesar del acuerdo suscrito entre la Administración central y la Iglesia en sentido contrario. El Ministerio de Educación, por su parte, dará instrucciones a sus inspectores técnicos para que recuerden a los centros educativos la prohibición de realizar puentes festivos no previstos en el calendario oficial escolar.

Un portavoz del Ejecutivo de Vitoria manifestó que el Gobierno autónomo cambié ya una vez la planificación del calendario laboral después de que: lo decidiera la Administración central. "Ahora no estaría bien que volviéramos a cambiar las fechas de las festividades", añadió la citada fuente, informa .El Gobierno vasco aprobó un primer decreto, el 24 de octubre de 1987, que preveía el calendario laboral del año en curso. Entonces se señalaba el día 8 de diciembre como festividad laboral de la Inmaculada. Dos meses después, el Ministerio de Trabajo promulgó otro decreto en el que se establecía que la mencionada festividad se trasladaba al 5 de diciembre. El pasado 19 de abril, el Ejecutivo vasco mediante un decreto trasladó el carácter festivo del 8 de diciembre al 5.

La Consejería de Trabajo no quiere cambiar nuevamente las fechas. La patronal, que en su día presionó para que la festividad de la Virgen se conmemorase el día 5, insiste en la conveniencia de mantener las previsiones. "Se trata de un mes de baja productividad por las fiestas navideñas y, de esta forma, se pueden ganar tres días laborales" dice Javier Hernández, secretario general de la Confederación Vasca de Empresarios (Confebask). El sindicato nacionalista ELA-STV recuerda que ya criticó al Gobierno vasco cuando, en su día, cambió las fechas.

"Estos cambios de última hora sólo perjudican a los trabajadores", según ELA-STV. UGT del País Vasco se muestra muy crítica con la Administración central:«Cuando ya tenían el calendario hecho cambian las fechas siguiendo las presiones de obispos y empresarios; estamos en absoluto desacuerdo con la actitud del Gobierno de la nación", manifestó un portavoz del sindicato. "El Gobierno vasco, que acostumbra a ir con el paso cambiado y a la contra, por esta vez ha sido serio", agregó Boni Rojo, portavoz de UGT.

En cuanto a la situación de los centros escolares dependientes del Ministerio de Educación y Ciencia, un portavoz del citado departamento dijo que se darán instrucciones a los inspectores técnicos para que recuerden a los colegios la prohibición de realizar puentes. El MEC considera, asimismo, la posibilidad de mantener como jornada de 'descanso laboral' la del día 5, a condición de que no disminuya el número de días lectivos previstos para todo el curso, informa Esteban S. Barcia.En el calendario escolar del presente año para la provincia de Madrid se establecía que el día 8, fiesta religiosa de la Inmaculada, fuera laboral a todos los efectos, al tiempo que se autorizaba que esa fiesta se trasladase al día 5, víspera del día de la Constitución. De este modo, dicha jornada se convertía en la práctica en el primer puente de la semana escolar, comprendida entre los días 5 y 9 de diciembre. Una vez que el Gobierno y las organizaciones empresariales representadas por la CEOE han aceptado, a petición de la Iglesia, que el día 8 sea festivo a todos los efectos, se abría la posibilidad de un segundo puente el miércoles día 7, y hasta de un tercero, el día 9.

Por otra parte, fuentes de la Dirección Provincial de Educación y Ciencia de Madrid precisaron que se proponen recordar a los servicios de inspección la obligación que tienen de velar para que los centros no celebren más puentes que los autorizados en su día, de común acuerdo con las asociaciones de padres de alumnos y con los sindicatos.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) difundió ayer un comunicado en el que afirma que es responsabilidad del Gobierno fijar las fiestas. "La CEOE se ha limitado a manifestar que no se oponía a que el día 8 fuera festivo; no ha habido, por tanto, presiones de ningún tipo ejercidas por los empresarios", puntualiza la nota. Para la organización que preside José María Cuevas, "parece ocioso recordar que las festividades religiosas forman parte de las costumbres sociales, y éstas, a su vez, conforman unos hábitos económicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50